Sádico, extravagante y cleptómano: el general Gondín

Cuando siendo “hijo de Papá”, decidí romper mí burbuja, supe que enfrentaría críticas y amenazas. Pero nunca imaginé que la sonrisa maliciosa y temerosa de Carlos Fernández Gondín, mientras yo era vilmente expulsado del funeral de mi padre por órdenes del General Raúl Castro, quedaría en mi memoria como eterna cicatriz. Deseé haber muerto aquel día.

Hoy no quiero escribir de sus hijos a quienes más que medicación, recomiendo un exorcismo. No ha sido fácil para ellos padecer a un padre que se cree héroe popular y es sólo un montón de medallas. Me place colorear la imagen del ocasionalmente risueño General Gondín, con más prontuarios que historias, a quien llaman “El hada madrina” porque ama hacer números con nombres y convertir a las personas en tema de seguridad nacional.

Pese a su baja estatura, grotescos modales, y horrendo semblante; el General Fernández Gondín es un hombre desprendido y manirroto, sobre todo con lo que no es de él. Digamos que como Faruk, el último monarca egipcio, este referido militar se inclina hacia lo promiscuo, es extravagante y cleptómano.

La minuciosidad es su virtud. Espiando para Raúl, y compartiendo afición por el vodka, llegó a jefe de la Contrainteligencia Militar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, General de División, Viceministro Primero del Ministerio del Interior, y con la llegada de Raúl a la presidencia de la Republica de Cuba, el empalagoso Gondín pensaba ocupar el trono de su Ministerio. Pero no, las teorías tienen fallas y hasta el imperio romano duró 4 siglos más de lo previsto. Con la entrada en escena de Alejandro Castro Espín como Coronel Coordinador de las actividades de su padre, y la subordinación total del MININT al Vice Almirante Julio Cesar Gandarilla Bermejo, Jefe de Dirección de la Contrainteligencia militar, el único marinero que no sabe nadar; se agudizan los temores de Gondín que, al sentirse desplazado, se dedica a minar en silencio el viejo muro de lealtad.

No hay nada más frustrante para un escalador, que sentirse espectador. Pero su vida continua siendo una suerte de osario. Es tímido, intenso, inusual y casi mudo; severo, prudente, poco escrupuloso, sádico y nada lírico. A pesar de toda su gloria, y aunque goza de los beneficios de una venta de falsas batallas, se muestra paranoico e inseguro. Quizás por eso visita el empíreo terreno de la  adivinación con un señor de La Habana. Miramar, para ser exacto.

Hambriento de poder, sabe con exactitud hacia dónde debe correr en situaciones de pánico. Con su arrogante apariencia, y su ridículo atuendo, adora cazar, pescar, y ser constante alegoría de terror. Algunos aseguran que Gondín es un hombre bueno, que no llegó a décimo grado, y desconoce el artículo de La Declaración de Independencia que dice “Cuando un gobierno se vuelve un peligro para sus propios fines, es derecho del pueblo abolirlo”.

“General en jefe, ordene”, ha sido su lema de vida. Pero su tarea de moda – según sus propios comentarios – se reduce a inventar la inminente casualidad, y que además parezca fortuita, como por ejemplo hacer que una de las bellas nietas del jefe resbale y caiga en la cama que ocupa el señor y licenciado, Presidente Rafael Correa, durante una de sus visitas a La Habana. No debemos pensar mal, eso no es proxenetismo, jineterismo, ni asedio al foráneo; es un intento fríamente calculado para cambiar el reparto geopolítico de la región.

About these ads

~ por Juan Juan Almeida en diciembre 16, 2012.

5 comentarios to “Sádico, extravagante y cleptómano: el general Gondín”

  1. SYNOPSIS OF THE THIRD WAVE MUSICAL

    The Third Wave Musical tells the true story about a classroom experiment in Fascism that got out of control! This story takes place in January 1967 at Cubberley High School in Palo Alto, California. It is a time of anti-war protests, racial integration, and a cultural revolution. To answer a student’s question about ‘how the holocaust could happen’ a young teacher, Mr. Jones, decides to give his world history class an exercise in discipline. He wanted to give his students the experience of being in a totalitarian society. To his surprise the students like the order and power that comes with discipline. No one could predict the explosive events that would follow.

    During a five day period students gave up their freedom for the prospect of being superior to their classmates. Student curiosity and questioning was replaced with conformity and violence. Membership cards, salutes, bodyguards and informants fueled the excitement that became known as The Third Wave. Everyone wanted to join. Be apart of the action. Students from Cubberley and neighboring high schools crowded into the classroom and welcomed the witch hunt, rallies and the feeling of being special.

    Like his followers, Mr. Jones was crossing some invisible line. No longer a teacher conducting a simulation but becoming a leader of a national movement. Enjoying the power and control. The adulation. He whispers to himself that he was doing this for his students. In his darkest moment he knew he had to end this madness. But how?

    The Third Wave Musical explains what can happen when we stop believing in ourselves. When we fall victim to fear and intimidation. How difficult it is to stand up to injustice and group will. The price we pay when we lose the democratic process and respect of others to a world of bullies and simple answers.

    The story of The Third Wave has been told many times in fictional books, TV, feature film and most recently as a documentary. The Wave Musical is the most accurate accounting of this story. Music provides a unique expression of the feelings and emotions that are the undercurrent of this cautionary tale. The potential for evil and good within all of us. I know. I am the author of this musical and I was the teacher responsible for The Third Wave.
    Ron Jones

    THE THIRD WAVE
    (A two-act play)
    By Ron Jones and Joe Robinette

    Parte 1

    Parte 2

  2. El experimento de conformidad con el grupo de Ash fueron una serie de experimentos en 1951 que sirvió de demostración del poder de la conformidad de grupo.

    Los experimentos, encabezados por Salomón Ash, pidieron a una serie de estudiantes que participaran en una prueba de visión. El experimento realmente consistía en estudiar el comportamiento del sujeto frente al comportamiento del resto del grupo, que eran cómplices ” actores ” del experimento.

    Los cómplices y el sujeto, que consistían en un grupo de entre 7 y 9 participantes que se tenían que sentar en una clase. El experimentador explicaba que a continuación se les mostrarían una serie de líneas y que su tarea seria diferenciar la longitud de las mismas y comparar las que eran presentadas con la línea original. Cada sujeto, uno por uno, que líneas de las mostradas era bajo su juicio la que coincidía en longitud con la línea original.

    Como he mencionado antes, el grupo consistía realmente en un sujeto de estudio y de los cómplices, que eran el resto de participantes. Estos cómplices habían recibido instrucciones antes del experimento de que respuestas debían de responder, y que eran erróneas.

  3. En 1967, con el rock, el hippismo y los movimientos por los derechos civiles luchando contra un gobierno que ejercía la violencia, llevaba adelante una guerra, aplicaba la represión y lo hacía todo en nombre de un bien colectivo, un profesor de California llevó adelante un experimento con sus alumnos de Historia: los hizo parte de una organización de claros ecos nazis. El resultado, en pocos días, fue tan espeluznante como recordado.

    Opciones para reproducir vídeos con subtítulos.

    http://support.google.com/youtube/bin/answer.py?hl=es&answer=100078

    The Wave . 44:39 min.

  4. Me censuraste un comentario .

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 67 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: