Qatar se queja por médicos cooperantes cubanos con VIH

•febrero 22, 2017 • Dejar un comentario

qatar

Autoridades qataríes presentaron una queja oficial ante Eumelio Caballero Rodríguez, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República de Cuba, porque durante el examen obligatorio de salud a los cooperantes cubanos detectaron algunos casos de médicos isleños infectados con VIH.

Así lo expresa un correo electrónico que desde la embajada de Cuba en el Estado de Qatar aterrizó como tsunami en la oficina del Ministro de Salud Pública de Cuba, y del cual copio pequeños fragmentos:

“A partir de este momento, todos los colaboradores que salen para Qatar deben traer un certifico del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología donde se notifique el resultado de los examenes de VIH”.

“Urgente, – dice el mensaje – estos 15 casos que se adjuntan en el correo, llegaron a Qatar el pasado mes de enero sin dicho documento, y tres de ellos dieron positivo en el chequeo obligatorio de entrada al país, y ahora nos están pidiendo explicación al respecto”.

“Señores – sentencia la misiva – esto no debe suceder más, se les exige tomar medidas disciplinarias con las provincias de los colaboradores implicados”.

Cabe señalar que Qatar es un Estado mediador y negociador en conflictos en el Oriente Medio, y su principal interés en Cuba se concentra en los servicios médicos, considerado la columna vertebral de las relaciones entre ambos países. Por ese motivo se creó, en Enero del 2012, el Hospital de Dukhan que hoy cuenta con más de 400 profesionales cubanos, incluyendo médicos, enfermeras y técnicos en el campo de la rehabilitación, odontología, laboratorios médicos, bio-medicina y radiología.

El incidente pone en peligro, además, la confianza del Emirato árabe, que con la tercera mayor reserva mundial de gas natural, y la mayor renta per cápita del planeta, ha mostrado interés, además de la salud, en explorar otras esferas de negocios, como por ejemplo: financiar la extracción y comercialización de mármol cubano, la construcción de dos hoteles cinco estrellas en la isla y la ejecución de líneas aéreas conjuntas entre Qatar Airways y Cubana de Aviación.

Por supuesto, estoy convencido que sobre este desagradable incidente no leeremos, nadita de nada, en la prensa oficial cubana.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN : Autoridades qataríes presentan porque detectaron casos de cooperantes médicos cubanos infectados con VIH.

Un rapero cubano se rebela contra la corrupta maquinaria institucional y gana la pelea

•febrero 17, 2017 • Dejar un comentario

rapero

Después de dos años y siete meses de accidentada lucha, el cienfueguero Henry Laso Martínez, rapero iconoclasta, conocido como “El Encuyé”, gana el primer round de conflictos contra funcionarios corruptos que dirigen la institución más poderosa de la música cubana, el Instituto Cubano de la Música.

En el verano del 2012, el joven músico, exdirector de la agrupación Pasión Caribe, necesitó un aval para ser cantante, y asegura que el propio Orlando Vistel, que para entonces era vicepresidente del Instituto de la Música, le pidió 500 CUC por el derecho a la audición. Lo pagó convencido que ese tipo de extorsión era práctica normal y necesitaba el papel. Cuatro años después, precisó de otro aval, esta vez para solista. El director de la empresa musical Benny Moré, Reinaldo Almeida, le pidió la cantidad de 1.000 CUC; de esos, 700 para Vistel por el derecho a una nueva audición, que igual cotizó pero le negaron.

Comenzó un viacrucis para el rapero. Hizo denuncias en la Policía, la Fiscalía y envió cartas a Raúl Castro, a Orlando Vistel Columbié, a Reinaldo Almeida, al director de la orquesta Tumbao Mayor y a Conrado, el coronel del MININT que atiende en el Ministerio de Cultura el área de música. Nunca recibió respuesta y se radicalizó.

Puse carteles, puse a los jóvenes a gritar, y cuando vieron que yo tenía gente que me seguía y una juventud que apoyaba mi causa, fue cuando las autoridades, seguramente presionados por una fuerza superior, dijeron vamos a parar esto, el muchacho tiene la razón y lo que quiere es trabajar. Es triste, pero fue así. Gané la disputa; pero me pregunto cómo hubiese terminado si yo fuera un desconocido, si en lugar de ser artista, yo hubiera sido un obrero”. Asegura el músico urbano.

henry-laso

Finalmente, el pasado 1ro de febrero, fue citado y frente a un jurado hizo audición como cantante solista de la empresa Rafael Lay de Cienfuegos.

“Cinco personas para decidir si yo canto o no, cosa ilógica, pero aprobé legalmente. Hicieron un dictamen técnico, filmaron la grabación, y en este momento se están procesando los papeles en Ciudad Habana, en el Instituto de la Música, a la espera de la firma del presidente Orlando Vistel Columbié”.

“Hoy quiero agradecer a todos los amigos y los medios que me apoyaron a demostrar, con razón, que ahí estaba la firma de una tropa de funcionarios corruptos. En medio de mi cruzada, tuve el honor de conocer a Pablo Milanés que me dijo “lucha, y cuando te devuelvan tu trabajo, tendrás entonces que enfrentarte a las cosas que están mal, aún cuando a tí no te afecten”. Me impresionó, Pablo es un hombre que cuando no está conforme con las cosas las critica públicamente, es una persona que ayuda mucho a los artistas, que apoyó mi causa y se sintió indignado con la injusticia que hicieron conmigo”, señaló.

“Primero – con respecto a su posición futura – voy a salvar la palabra amor; pero entre col y col, lechuga. Siempre voy a decir la verdad. Con respeto, claro, y si me quieren censurar, entonces seguiré la guerra porque ya yo perdí el miedo y tengo más de 50 razones para decirle a cualquiera las verdades en la cara”, agregó el cantante.

“Soy un artista que hace arte y que está comprometido con la sociedad donde vive. Hago canciones, pero no puedo quedarme callado mientras un grupo de sinvergüenzas dañan la carrera de algunos creadores”, subrayó.

“Resolví parte del problema, ahora tengo que trabajar y ayudar a mi familia; pero nunca olvidaré la causa. Yo quise demostrar que un ciudadano sí puede, y así lo hice. Y aprovecho para prometer, públicamente, que voy a luchar para que termine ese fraudulento sistema de audiciones, que mi palabra será siempre una denuncia constante para que esa burocracia acabe, porque sólo sirve para vender papeles, enriquecer funcionarios deshonestos y destrozar el sueño de un montón de jóvenes”, concluyó.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN El Encuyé, un rapero iconoclasta

Médicos y enfermeras de Cuba por petróleo de Angola

•febrero 14, 2017 • Dejar un comentario

medicos-x-oil

El 18 de diciembre del año 2008, en un memorable discurso pronunciado en Salvador de Bahía, Brasil, mientras hacía referencia a lo que hoy conocemos como Operación Carlota, Raúl Castro expresó “A los angolanos les dijimos, de aquí solo nos llevaremos los restos de nuestros muertos”. Pero mintió, la misión militar cubana hizo labranza por encargo, y plantó la semilla que ya va cobrando frutos. Primero sirvió como apoyo y respaldo para ganar prestigio internacional y capital político, con clara evidencia, por ejemplo, en las votaciones contra el embargo en la Asamblea General de las Naciones Unidas. En este momento, el General, Presidente de Cuba, se alista para una buena cosecha. El petróleo angolano.

Mariluz Simales Cruz, Lic. En Enfermería; Larisa Peña Roja, Lic. En Biología; Ángel Alexis Calas Ortiz, Lic. En Enfermería; Isabel Chala Castañeda, Med. Esp. Higiene y Epidemiología; Margarita Saltaren Cobas. Lic. En Enfermería; Alfredo Saltaren Cobas, Lic. en Ciencias Biológicas; Erenis Serrat Morales, Lic. En Laboratorio Clínico; Jorge Luis Vargas Mendoza, Lic. en Higiene y Epidemiología; José Alexander Campos Castillo, Lic. En Ciencias Farmacéuticas; Mario Oscar León Sánchez, Esp. MGI Diplomado en terapia Intensiva; Eladia Cuenca Arce, Lic., en Laboratorio Clínico; Paula Pompa Márquez, Lic. en Microbiología; Isabel María Oliva Licea, Lic. en Medicina Transfusional; Andrés Aguilar Charon, Educación en la Especialidad de Química; Dioenis de la Caridad Campoamor Hernández, Lic., en Tecnología de la Salud; Martha Alfreda Zamora González, Inmunología; Agustín Rodríguez Soto. Profesor en Estomatología; Geisy Pérez Pérez, Lic. en Enfermería; Marlenis Sánchez Tuzón, Med, Esp, Laboratorio Clínico; Lazara Josefina Linares Jiménez, Lic, en Laboratorio Clínico; Yunia Delgado Peña, Lic. en Enfermería; María Libia Paneque Gamboa, Prof. Uniología Institutos Médicos; Dimey Arguelles Toledo, Lic. en Enfermería; Katiuska Garboza Savón, Prof. en Laboratorio Clínico; Victoria Priscila Moreno Zambrano, Lic. en Laboratorio Clínico; Maria Cristina Varela Alejo, Lic. en Farmacia; Gliceria Alicia Díaz Santa Cruz, Lic, en Tecnología de la Salud; Dania Victoria Rodríguez Hidalgo, Lic. en Enfermería; René Camacho Díaz, Prof. en Cirugía Maxilofacial; Yaimy Royero Martínez, Lic. en Enfermería Instrumentista.

Estos son los nombres y especialidades de las 30 personas que el pasado 26 de enero fueron enviadas por KLM y TAAG desde La Habana a Luanda con el propósito, expreso, de intercambiar servicios por crudo angolano.

“En política, el dinero es quien dice la última palabra, y también la primera. No se van a detener las misiones en Venezuela; se especula que el valor del petróleo subirá, y si eso pasa, debe aumentar también el ingreso que tenemos por concepto de ese servicio”, explica un funcionario del Ministerio de Salud Pública de Cuba, que por lo mismo de siempre, temor a las represalias del gobierno, prefiere quedarse oculto y apartado.

“Lo de Angola-detalla- es una modalidad diferente, no es intercambiar el servicio de los médicos como médicos, sino como docentes. Viajan para impartir clases, no para atender pacientes, y según pronóstico, esto se convertirá en la actividad económica más provechosa de Cuba, por encima del turismo y las remesas familiares. Estamos hablando de un envío masivo de médicos y de otros profesionales, del sector de la salud, como parte de un acuerdo de intercambio que asegura precios preferenciales de crudo. Además, desde que el 12 de enero fue eliminado el programa gubernamental de Estados Unidos conocido como Parole de Médicos Cubanos, se disipa el temor de que nuestros galenos abandonen la misión”.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN Intercambiar servicios médicos cubanos por crudo angolano.

Un negocio prohibido que opera bajo el amparo del apellido Castro

•febrero 9, 2017 • Dejar un comentario

discoteca

Pertenecer a la familia Castro en Cuba es igual a ser portador de una patente de corso en tiempos modernos. De ese derecho supremo podrían servir de muestra los descendientes de esa dinastía, sobre todo los que portan en sus partidas de nacimiento los apellidos Castro Soto del Valle o Castro Espín, pero el ejemplo más reciente de las prerrogativas que concede el pedigrí de la familia real cubana, podemos ubicarlo en el negocio privado que opera en la exclusiva barriada de Miramar, en La Habana Sandro Castro Arteaga.

Además de un reconocido Dj, el joven es hijo de Alexis Castro Soto del Valle y nieto del exgobernante Fidel Castro, y aunque en medio de una exagerada campaña contra las drogas, la prostitución y el fraude, el pasado 15 de septiembre de 2016, el Gobierno de la capital suspendió “temporalmente” la emisión de licencias para la apertura de nuevos restaurantes privados; ese mismo mes, e ignorando las orientaciones de Isabel Hamze, vicepresidenta en funciones del Consejo de la Administración Provincial, se emitió un nuevo permiso para el bar-restaurant-discoteca que opera Sandro.

Ubicado en la intercepción de 7maA y 70, en Miramar, Fantasy, que antes fue un restaurante de comida italiana, es ahora una discoteca de moda, el lugar donde la élite juvenil disfruta la noche habanera sin horario, ni fecha en el calendario, como dice la tonada, ni reparos en el consumo de cualquier líquido o sustancia. El local se reserva el derecho de admisión y tiene un límite de capacidad para 90 personas, aunque la cifra supera, por mucho, el número de sillas establecido por la ley para restaurantes privados.

El sector restaurantero, dentro del cuentapropismo, comenzó como paliativo para solucionar la economía familiar. Hoy suman más de 1.700 restaurantes privados a todo lo largo del país. Las discretas reformas impulsadas por Raúl Castro, el evidente auge del turismo y el acercamiento con Estados Unidos, sin dudas benefician estos pequeños negocios.

“Si te gusta lo cool, la exclusividad y alternar con los famosos, Fantasy es lo que buscas. Tiene varios ambientes, buena música y un público muy exigente. La decoración no es gran cosa; pero es el lugar es perfecto para organizar cualquier evento porque, dentro estás protegido y a la vez, fuera de la ley. Fantasy es el paraíso para los amantes de la fiesta”, asegura un joven asiduo. Y asegura: en el país del control, eso está descontrolado.

Otro joven cubano, residente en Miami, que estuvo recientemente de visita en la isla, asegura que asistió un par de veces a la discoteca Fantasy y que el requisito para que te permitan la entrada es tener “pinta de que tienes dólares suficientes para pagar. Si no, no eres bien recibido”.

“La entrada es por reservación previa, pero si llegas y alguien ofrece más dinero, corres peligro de perder tu mesa. Los tragos individuales tienen un costo promedio de entre 3 y 4 dólares, una botella puede costar 85 dólares”, acotó el joven de Miami que visitó el lugar.

Ante un engaño de tal dimensión, el pasado 24 de octubre, La Habana reinició el otorgamiento de licencias para la apertura de restaurantes privados, aunque continúa advirtiendo a los nuevos propietarios que deben cumplir con las regulaciones establecidas para el horario de cierre (3:00 am), el respeto a las normativas que regulan el bullicio en la ciudad, la no contratación de artistas, así como la prohibición para el consumo y expendio de drogas, ejercicio de la prostitución y el proxenetismo.

También anunció que cada trimestre se harán controles ritunarios a viejos y nuevos negocios, en los que intervendrán “diferentes factores” [como identifican eufemísticamente a los diferentes cuerpos represivos del régimen] para velar por el cumplimiento de las normativas. Además se creó en cada territorio un grupo de atención a esta nueva forma de gestión no estatal.

Pero Fantasy escapa a todo control. No califica al rigor porque de día es pizzería, por la noche, centro nocturno, y esta combinación provoca cierta “distorsión” en la conceptualización de su verdadero uso y propósito.

“Donde manda capitán, no hay espacio para los soldados. Nadie puede ir en contra del hijo de Alexis Castro Soto del Valle. El escándalo es insoportable, ponen la música a todo lo que da, los muchachos salen y se fajan, los camiones descargan mercancía a cualquier hora del día o la noche; la policía está ahí pero no puede hacer nada. Miramar es un barrio residencial, hemos enviado montón de cartas con quejas; pero ninguna autoridad se arriesga a tomar medidas. Sandro es nieto de Fidel, y eso basta”, dijo un vecino de Fantasy que como otros, y para variar, prefiere mantenerse en el anonimato.

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CICK EN : Fantasy, la discoteca de moda en la isla

Las escalofriantes fotos de una “mula” del narco atrapada en Cuba

•febrero 9, 2017 • Dejar un comentario

narco-1

El Estado cubano es firmante de los tres fundamentales instrumentos jurídicos que rigen el enfrentamiento al problema mundial de las drogas. Las leyes, para tal efecto, son severas e inflexibles. El Gobierno asegura mantener una campaña para crear la cultura del rechazo al consumo, pero es curioso que, siendo una isla, no exista, en ninguno de los puertos o aeropuertos, ni un solo equipo de radiología body scan (escáner corporal), actualmente tan necesarios para detectar cualquier anomalía. Por ejemplo, las mulas de narcotráfico. ¿No es eso contraproducente?

Recién fue detenido un pasajero de nacionalidad cubana, del que aún no se revela identidad, que intentaba entrar al país, transportadas en el interior de su organismo, un número sorprendente de cápsulas con estupefacientes. Un total aproximado de 778 gramos de cocaína.

Lo descubrieron de pura casualidad. Durante un vuelo (demorado) Caracas-La Habana, y posteriormente durante la estancia dentro del aeropuerto habanero, en espera de las trámites migratorios, el pasajero mantuvo un comportamiento que se le hizo sospechoso a la tripulación de Cubana de Aviación y las autoridades aeroportuarias.

Lo llevaron al hospital CIMEQ, le hicieron radiografías y provocaron la expulsión. El pasajero fue puesto a disposición de los tribunales y las fotografías del proceso de detención de la droga están circulando por los principales centros hospitalarios del país para que los radiólogos cubanos aprendan a descubrir este tipo de acción delictiva.

Pero el azar y la observancia no son métodos efectivos. Descubren un caso y pasan mil. Cuesta entender por qué si ya han sido comprados, aún no se han instalado ninguno de los 12 equipos body scan en los puertos fronterizos que conectan la isla con el resto del mundo.

Si bien es cierto que las cifras publicadas que hablan del consumo de drogas en Cuba son relativamente bajas, también es verdad que el universo subterráneo de los alucinógenos ha ido ganando espacios dentro de la juventud y los traficantes acechan.

En junio del 2016 fue desarticulada en San José, Costa Rica, una estructura criminal que presuntamente abastecía el mercado turístico del narcomenudeo de la isla. Y en 2015, los órganos del Ministerio del Interior, con el apoyo ciudadano, lograron desarticular un grupo de delincuentes que introducía droga en Cuba procedente de Jamaica.

¿Por qué no proteger y protegerse más y mejor?

Las autoridades cubanas saben muy bien que al suscribir la Convención única de estupefacientes, el Convenio sobre sustancias sicotrópicas y la Convención de las Naciones Unidas contra el tráfico ilícito de estupefacientes, el país adquirió obligaciones técnico-jurídicas, penales y administrativas.

La legislación, y específicamente el artículo 190 del Código Penal vigente dice: “incurre en sanción de privación de libertad de cuatro a diez años quien, sin estar autorizado, produzca, transporte, trafique, adquiera, introduzca o extraiga del territorio nacional o tenga en su poder con el propósito de traficar o de cualquier modo procure a otro, drogas estupefacientes, sustancias sicotrópicas u otras de efectos similares”, y si los hechos descritos se realizan con cantidades relativamente grandes, la sanción puede variar de ocho a veinte años de privación de libertad e incluso la muerte.

Existen otras regulaciones que establecen el decomiso del patrimonio proveniente de la corrupción y el tráfico de drogas. Pero las leyes únicamente castigan y, por severas que sean, no resultan suficientes para prevenir ni curar los daños.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN: detenido un pasajero de nacionalidad cubana, que intentaba entrar al país, transportando en el interior de su organismo, un número sorprendente de cápsulas con estupefacientes.

El millonario negocio de las camisetas que maneja un hijo de Fidel Castro

•febrero 6, 2017 • Dejar un comentario

alexis-1

Dirigentes, estudiantes, deportistas, trabajadores, cederistas, prensa extranjera e incluso turistas. Casi todos han sido víctimas de una flagrante acción ilícita autorizada por el Gobierno cubano. Un negocio que mueve millones y que la familia Castro no está dispuesta a renunciar: la producción y venta de pulóver para sus continuas campañas y marchas políticas.

Citaré un par de ejemplos. Durante toda la jornada de honor que el pueblo cubano rindió a la figura de Fidel Castro, entre los días 29 de noviembre y 4 de diciembre, el visual denominador común fue una nube de camisetas blancas, y otros impresos, sobre los que se podía leer: Yo soy Fidel.

Prendas similares usaron millones de personas que acudieron al memorial José Martí de La Habana, en Santiago de Cuba y durante todo el recorrido que las cenizas del finado comandante hicieran por toda la isla.

Iguales camisetas fueron vistas el pasado 3 de enero, cuando cientos de miles de habaneros y de representantes de las provincias de Artemisa y Mayabeque desfilaron frente a la Plaza en ocasión del aniversario 60 del desembarco del yate Granma y Día de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Indiscutiblemente, en Cuba, el negocio del “jersey” está generando millones de dólares.

La Industria textil cubana está enfrascada en un proceso de renovación tecnológica para modernizar equipamiento y ampliar capacidad.

De esto se beneficia la empresa estatal Hilatex, que tiene la misión de producir y comercializar toallas; Alquitex y otras textileras que producen el tejido escolar de las Fuerzas Armadas, Salud Pública, más todo el tejido antiséptico para las futuras madres.

El grupo Ducal y Boga son los encargados de importar fibras textiles, hilazas, tejidos de algodón, poliéster, licra, planos y de punto, artículos semielaborados, hilos de coser, accesorios para las confecciones, colorantes, productos químicos, máquinas de coser, maquinaria para la industria de punto y maquinaria textil con sus piezas de repuesto.

Pero todas las empresas cubanas, comercializadoras o no, incluidas las artesanales, tienen la orientación, con carácter reglamentario, de comprar camisetas a una escondida industria de la que nadie desea hablar.

Una fuente con acceso a la cadena de producción de este singular artículo que como Pi constante, y número irracional, aparece en todas las marchas y tiendas, me advierte que el producto es caro y de pésima calidad; pero las empresas cubanas están obligadas a comprarlo a 3 dólares cada unidad aunque cueste la mitad.

Hagamos una simple ecuación. Si multiplicamos $3, que es el precio forzoso de compra para las empresas cubanas, por la cantidad de personas que lo usan en las marchas, no es difícil pensar que el volumen de ingresos que genera este negocio es la envidia de muchas empresas.

La pregunta que se impone, en medio de una aparatosa campaña para combatir la corrupción, es ¿por qué todos actúan de sordos, ciegos y mudos ante lo que se evidencia como un delito nacional?

Un empresario español que lucha con todas sus fuerzas para derrumbar este exclusivo fraude, cuenta que ha visitado las gerencias de las cadenas Caracol, TRD y Tiendas Panamericanas.

En todas ha ofrecido igual producto con menor precio y mejor calidad, ha participado en largas licitaciones y hasta se ha quejado ante la Cámara de Comercio de la República de Cuba, pero nunca consigue entrar al mercado.

“Los Castro, -asegura el peninsular que en tono de súplica agrega ¡Pero por favor, no uses mi nombre! – tienen buen ojo para los negocios y suficiente poder para pisotear a cualquier competidor”.

alexis-2

¿Quiénes se ocultan detrás de este jugoso negocio?

El misterio parecía más oculto que la receta de la Coca-Cola; pero entre hombres descontentos no hay espacio para los secretos. La pequeña y desconocida fábrica que produce esta riqueza textil se encuentra en Punto Cero y sus costos de producción son, sin el menor titubeo, ilegales, porque en ella trabajan militares no pagados, o mejor dicho, esclavos verdeolivo.

Y, como guinda de pastel, descubrimos que la persona que maneja tan corrupta y lucrativa empresa es Alexis Castro, hijo del ex dictador cubano. Puntualizando, se trata de un negocio millonario con ausencia de dignidad laboral.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN Un negocio que mueve millones y al que la familia Castro no está dispuesta a renunciar.

Obras sociales de Eusebio Leal en Habana Vieja desaparecen con GAESA

•febrero 2, 2017 • Dejar un comentario

obras-sociales

La nueva administración militar que el pasado 30 de julio tomó oficialmente posesión de la Compañía Turística Habaguanex S.A y de otras instituciones empresariales que pertenecían a la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH), planifica satisfacer sus propias necesidades financieras a costa de destruir las obras sociales del Consejo Popular del municipio Habana Vieja.

El propósito es cumplir una meta, inaugurar 725 nuevas habitaciones y, para ello, la maniobra, incluye, identificar inmuebles y parcelas con el objetivo de convertirlos en sitios de alojamiento, cambiar el uso que hoy tienen y transformar en hoteles.

obras-2

En el número 13 de la lista que muestra la “Estrategia de desarrollo hotelero” en la zona, aparece el Convento de Belén, actualmente Centro de Día, como uno de los edificios que proximamente será transformado en hospedería.

Incoherente acto impopular, porque sin dudas, caerán vertiginosamente los recursos para obras sociales.

Les cuento que el Convento de Belén, ubicado en Compostela #512, es una edificación del siglo XVIII, remozada, que se ha convertido en referencia porque en el viven algunos ancianos, y otros pasan el día.

Allí, este grupo, de entrados en años, realizan diferentes actividades como ejercicios, talleres de artes plástica, computación, talabartería, teatro y música. Es un asilo de ancianos que comparte su espacio con una guardería infantil, que además tiene salón de fisioterapia, farmacia, servicio de oftalmología y optometría.

El Convento de Belén, ante emergencias climáticas, como huracanes e inundaciones, adecúa sus instalaciones para brindar protección a sectores vulnerables y a personas que viven en zonas de mayor riesgo. Quizás por eso, este proyecto humanitario cuenta con apoyo y cooperación internacional, especialmente de Italia y España.

Quienes convirtieron la dirección de Habaguanex en regimiento militar, ignoran, ex profeso y con alevosía, que la vivienda representa uno de los mayores problemas de Cuba porque han decidido, además, poner un freno “temporal” al programa de construcción de residencias protegidas, encargado de acoger a personas que viven en precarias condiciones y priorizar medios y recursos para terminar lo que será el lujoso Hotel Packard.

“Ahora, las obras sociales más notables corren el riesgo de entrar enproceso de agonía hasta desaparecer. Los militares estuvieron esperando el momento preciso para comerse a Habaguanex, y la enfermedad de Leal les facilitó la entrada”, comenta indignada una funcionaria de la Oficina del Historiador.

“¿Qué obra social diseñada especialmente para los cubanos existe en Varadero o en cualquiera de los polos turísticos donde está la mano de Gaviota? Ninguna, solo hay hospitales para extranjeros. Esta “Estrategia de desarrollo” que nos han repartido, en un plegable muy bien ilustrado, pretende, únicamente, convertir la Habana Vieja en un Varadero de asfalto. Entiendo que hagan hoteles; pero …¿qué pasará con la política que por años defendimos de “Restaurar edificios sin olvidar el alma de sus habitantes?”, se pregunta está mujer, que puedo decir es casi “veterana”, del equipo de Eusebio Leal.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN: Albergues y comedores de Eusebio se van con los militares que quieren hacer del Casco Histórico de la ciudad de La Habana, un Varadero de asfalto.