Cuba, adopción con exclusión

•mayo 23, 2017 • 1 comentario

Adopcion

El Gobierno cubano restringe el disfrute de una vida plena y feliz a miles de menores que viven en hogares para niños sin amparo filial. Son las razones políticas quienes destrozan la posibilidad que deben tener estos infantes para poder desarrollar libre y de forma constructiva, la personalidad, aptitud y capacidad.

La palabra “adopción” no es muy frecuente en la isla; pero aparece recogida en la Ley 1289/75, en la resolución 48 de MINED, en el Decreto Ley 76 de 1984, y en varios artículos del Código de Familia. Curiosamente, conozco a algunos cubanos que viviendo en la isla han adoptado a sus hijos en Cuba, Nicaragua, República Dominicana, Chile y algunos países del este de Europa; pero llama la atención que, casualidad o coincidencia, todos esos adoptantes a quienes me refiero son o han sido dirigentes, diplomáticos o funcionarios del Partido Comunista.

“No es casual”, asegura una de las fundadoras del Departamento de Enseñanza Especial del Ministerio de Educación (MINED). “Para que el Tribunal autorice la capacidad y condiciones de los futuros adoptantes, estos deben haber cumplido los 25 años de edad, estar en situación de solventar las necesidades económicas del adoptado; pero por sobre todos los requisitos, deben hallarse en pleno goce de una condición política aceptable”.

“Una verdadera pena, porque entre los problemas sociales más preocupantes de hoy está el bajo índice de aprohijamiento. En el país existe una reducida cultura al respecto, el proceso es complicado y, la legislación vigente, al politizar la selección de los padres con capacidad para adoptar, en lugar de ayudar, incrementa el riesgo de exclusión social de este amplio grupo de niños y niñas”.

“En la televisión, prensa y la radio nacional, escuchamos continuos avisos que ayudan a la prevención de enfermedades, campañas contra el no rechazo a la comunidad LGTB, o cruzadas para erradicar los vectores que transportan y/o transmiten un patógeno determinado; pero de la adopción no se habla. Y eso nos hace pensar que el Estado no le da el seguimiento necesario a la orfandad ni la observancia adecuada al problema para concientizar a la sociedad”.

“No me corresponde a mí – explica la funcionaria con décadas de experiencia – revelar los números o las estadísticas de niños y adolescentes que por diferentes razones no pueden vivir con su familia de origen; pero sí puedo decir que de resolverse este absurdo requisito que toma validez jurídica, un alto porcentaje de ellos podría ser entregado en adopción a alguna familia que pueda y quiera acogerlos, independientemente de su formación política”.

“Es fundamental para todos estos niños tener un hogar y desarrollarse en el núcleo de una familia. Para ellos, aunque tienen un trato adecuado y se les crea una conciencia de socialización, moverse dentro de un círculo social distinto al de estos albergues, Hogares de Niños sin Amparo Filial, es esencial para su desarrollo personal y profesional. Me cuesta trabajo pensar que sea el mismo gobierno quien, al no cambiar un único punto en la ley, le está restando importancia a tan importante factor social”.

 

El gobierno cubano politiza la selección de los padres que aspiran a adoptar un niño en la isla.

Cuba: más de 100 años de cárcel a oficiales del MININT

•mayo 15, 2017 • Dejar un comentario

MININT

Más de un siglo de prisión, es la petición fiscal promedio para cuatro oficiales sentenciados el pasado 9 de mayo, acusados de robo y venta de información altamente clasificada perpetrado en la oficina secreta del Ministerio del Interior, en el 2016.

Coronel Carlos Emilio Monsanto, 37 años de privación de libertad (conmutada la pena capital. En moratoria pero existe)

Mayor Ernesto Villamontes, 30 años de privación de libertad.

Mayor Jorge Emilio Pérez, 30 años de privación de libertad.

Además de un alto oficial de tropas guardafronteras, de nombre Román, condenado a 22 años de privación de libertad.

Procesados por separado, fallos similares cayeron sobre 12 cómplices, y un imputado del que nada o muy poco se sabe, y que se conoce como “el autor intelectual”. El hermetismo del proceso, por ahora, incluye que de estos últimos se desconozcan nombres, grados y cargos.

Los 4 ex militares encausados fueron sancionados bajo cargos de:

– Alta traición a la patria.

– Robo y venta de material clasificado a gobiernos extranjeros.

– Realizar actos dirigidos a promover la deserción y estimular desobediencias entre altos oficiales.

– Difundir predicciones maliciosas tendentes a causar descontento entre altos mandos militares.

– Enriquecimiento ilícito.

– Cohecho.

– Abuso en el ejercicio del cargo.

Como sanciones accesorias, los acusados fueron despojados de sus grados militares, se le confiscaron bienes que el tribunal consideró vinculados al proceso, y se les prohibió de forma indefinida el ejercicio de cualquier cargo de mando o dirección.

Según fuentes con acceso al papeleo, los implicados en la cuasi impenetrable causa, expatriaron capital cubano a través de una serie de operaciones de dudosa coherencia comercial. La planificada estrategia – aseguran – era usar ese dinero para convencer y/o chantajear a otros altos oficiales y dirigentes del partido para, aprovechando el vacío de poder, estimular la insatisfacción dentro de las filas castrenses.

La información sobre este proceso judicial se había mantenido con absoluta inaccesibilidad hasta que el 31 de marzo de 2016, en esta página, bajo el título “General Gondín languidece tras ataque cibernético al MININT”; publiqué que el general de división Carlos Fernández Gondín, había salido de su oficina acompañado de un médico, luego de un ataque de furia que le provocara una isquemia y terminó hospitalizado. Meses después, el 7 de enero, murió.

Para entonces, se decía que un individuo, o grupo no identificado, había entrado al depósito donde se guardan chismes ultra secretos y desvalijó una importante base de datos con información privilegiada. Ahora sabemos que entre los datos robados existen documentos que implican y/o comprometen a dirigentes y familiares de dirigentes cubanos, a figuras del mundo intelectual, a catedráticos, diplomáticos, empresarios, personas influyentes y políticos importantes de varios países; una lista comprometedora con objetivos de interés penetrados fuera de Cuba; actividades encubiertas realizadas fuera de la isla; operaciones de desestabilización regional; lavado de dinero y blanqueo de capital; un amplio catálogo de información negociadas por la inteligencia cubana con servicios secretos extranjeros; y una amplia relación de importantes inversiones que a nombre de testaferros el gobierno mantiene allende de las fronteras del territorio nacional.

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN Más de un siglo de prisión para cuatro oficiales del MININT

Machado Ventura muda a su amiga, la secretaria del partido de Cienfuegos, a zona residencial

•mayo 11, 2017 • 1 comentario

Lydia y Machado

Para silenciar comentarios, José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del PCC y vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros de la República de Cuba, ordena pasar la toalla a las irregularidades cometidas por su protegida, la miembro del Comité Central del Partido Comunista y Primer Secretaria del Comité Provincial del Partido en Cienfuegos, Lydia Esther Brunet Nodarse.

La estrategia parecía sencilla, sacarla de Junco Sur, un humilde reparto conformado por pequeños edificios, con una población aproximada a los 12 340 habitantes, donde el comadreo es la orden del día, y mudarla a un lugar mucho menos popular, un confortable caserón en el residencial Punta Gorda.

La casa

“Desde hace algunos años, la máxima dirección del país dedica especial atención al imperativo de erradicar las constantes violaciones urbanísticas existentes a lo largo y ancho del territorio nacional. En Junco Sur, las multas pululan, incluso para eliminar las cercas perimetrales que irrespetan los linderos establecidos por la ley; pero todos protestaban porque frente a la casa de Lydia Esther, no había una cerca sino un contenedor, que la primera secretaria usaba como garaje para su auto particular. Eso ya es un tremendo rollo, los vecinos a pagar multas por pequeñas alteraciones, mientras que ella se extralimita en excesos”, explica la cienfueguera que hizo la denuncia, y envió la foto.

“Las calles están desbaratadas, la libra de carne de puerco ya supera los 37 pesos y el pueblo está descontento; pero la secretaria del partido lo único que hace es ir la peluquería Venus de la calle Castillo para arreglarse las uñas y el pelo mientras espera las visitas de su amigo Machado Ventura, o para cuando Ramiro Valdés viene a la refinería”.

“….(palabrota), en cualquiera de los murales de cualquier centro de trabajo de esta provincia se puede leer que cultivar la vergüenza, el honor y la dignidad; fomentar y cumplir la disciplina, el respeto y la lealtad conscientes al Partido, a la Constitución y demás leyes; educar y practicar la exigencia y el respeto consigo mismo y con los demás; y mantener una correcta administración de los recursos del Estado, son tres de los muchos preceptos que deben cumplir los dirigentes partidistas. ¿Lydia Esther no sabe leer?”

Pueblo chico, infierno grande. La desvergonzada medida, en lugar de solución, genera indignación, no solo por que la dirigente Brunet Nodarse es una de las signatarias del famoso Código de Ética que rige la vida austera y la conducta intachable de los cuadros del partido, también porque muchos cienfuegueros saben que hubo que desembolsar buena parte del presupuesto estatal para arreglar, y acomodar, la nueva morada de 5 cuartos y cuatro baños, con ubicación inmejorable, cerca de la conocida bahía.

“Nos enviaron a trabajar para remodelar la vivienda. Se hizo en tiempo récord. Dos carpinteros se ocuparon de la estantería y las puertas, todo de madera preciosa que trajeron de Pinar del Río; al grueso de los constructores nos pusieron a pulir el granito del piso, retocamos los techos y azulejar baños y cocina. Sanitarios y grifería nuevos de paquete, que compraron a una firma española. Tanto dinero le metieron a esa casa que hasta el Director Adjunto y de Operaciones del Grupo empresarial de la Construcción, Reynaldo Cebrián Broche, se negó a enviar más materiales porque dijo que se había sobregirado la cuenta del presupuesto constructivo provincial”, revela muy molesto, uno de los trabajadores de la Empresa de Construcción de Obras Industriales ECOI 12.

De que se va, se va

•mayo 9, 2017 • 1 comentario

Ruly

El general Raúl Castro adereza y disfruta el morbo de los interesados en el tema cubano con vistas al 2018. Tanto o más, que los espectáculos de gladiadores al inicio de los juegos en el Coliseo de la Antigua Roma.

“Para ver claro – escribió el genio francés Antoin de Sant Exipery -, basta con cambiar la dirección de la mirada”. El general de ejército llegará (si es que llega) al 24 de febrero de 2018 con la salud delicada y 86 años de edad. O sea, superando por mucho los años, son 65, establecidos como límite de edad para la jubilación, según Ley No. 105 de la Seguridad Social. Por cierto, y a modo de comentario insidioso e incidental, según lo reglamentado por dicha resolución y su escala progresiva que combina tiempo de trabajo y salario devenido, Raúl se jubilaría cobrando 1000 pesos, moneda nacional, mensuales. No sé cómo va a mantener los gastos de La Rinconada y del elegante chalet que se está construyendo en Holguín.

En fin, regresemos al tema inicial. Un atolondrado sibilino llamó la atención de muchos diciendo que “Raúl Castro podría ser reelecto en el 2018” y, Mariela, la hija sexóloga del actual dictador, destrozó el condón y aumentó las expectativas asegurando que “no habrá más Castros en el poder en Cuba”.

Vayamos por partes…dijo Jack el destripador. Entre los acuerdos del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, (Abril 2016), se estableció ajustar a dos períodos consecutivos de 5 años el desempeño de los “cargos políticos y estatales fundamentales” (entiéndase Comité Central, Secretariado y Buró Político), establecer 60 años como límite para miembro del Comité Central, y hasta 70 para desempeñar cargos de dirección en el partido. En esa misma fecha, Raúl, con maña y algo de chiste, dijo desde la tribuna “el que esté por ahí y tenga 70 años, sabe que no ingresará al Comité Central en el próximo Congreso”.

Dioses, políticos y sinvergüenzas; cuál es la diferencia. La idea era ganar tiempo para preparar, sin improvisar y mucho menos precipitar, reservas de cuadros confiables para asumir en un futuro cercano las tareas del partido, el estado y el gobierno; pero el futuro llegó convertido en boomerang porque, según lo acordado, no solo Raúl Castro quedaría excluido.

El inventario por caducidad incluye a: José R. Machado Ventura (88), Esteban Lazo Hernández (74), Ramiro Valdés Menéndez (86), Ricardo Cabrisas Ruíz (81), Ramón Espinosa Martín (79), Leopoldo Cintra Frías (77), Álvaro López Miera (75), y una lista de ancianos, menos conocidos, que se desempeñan en cargos fundamentales del Estado y el Gobierno.

El reto mayor del elegido será aprender a controlar el ejército y la estructura civil del poder, el partido.

Es cierto, la situación geopolítica mundial ha cambiado para Cuba. En Venezuela, Maduro se pudre, y en Estados Unidos, un gobierno que no se acerca, pero tampoco se aleja, crea incertidumbre en la estabilidad nacional.

Pero si el general desiste en lo prometido, algo absurdo e improbable, dejar su escaño el próximo año, generaría un vacío de confianza y una lucha de poder incluso sin pretenderlo. No tengo dudas, se irá. Como también, por salud y por almanaque, entregará el cargo de Primer Secretario del PCC antes del Congreso de abril del 2021.

El anuncio de Mariela, al bajarse de esa lista de posibles candidatos a la presidencia de Cuba, es un simple detalle oportunista con el que pretende abrir paso a su lengua para, y por si acaso, sentar bases con el continuador. Sabe que resbalar y mostrar lealtad prematura a la persona equivocada, pudiera representar una carga pesada. El Buró Político está integrado por los hombres más influyentes de Cuba, todos con ambiciones políticas, no es difícil entender que al faltar Raúl Castro del escenario de poder, los miembros de la familia Castro quedarán en un punto flácido, o de poca consistencia. No todas las aventuras terminan como uno quiere.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN Habrá Castro en el poder por lo menos hasta el 2021

Rapero castigado por el Ministerio de Cultura revela que actuaba como agente encubierto

•mayo 5, 2017 • Dejar un comentario

Elencuye 3

Henry Laso, el cantante urbano cubano que fue extorsionado por funcionarios corruptos, tiene que pagar también por renunciar a su tarea como agente encubierto del Departamento Nacional Antidrogas (DNA).

Hace algún tiempo, el nombre del rebelde rapero saltó a las redes sociales por haber llevado a cabo una serie de protestas en contra de funcionarios del Instituto Cubano de la Música.

La razón de su protesta, era denunciar por extorsión a Orlando Vistel Columbié, director de la institución, y a otros que llama corruptos entre los que cita a Reinaldo Almeida, al director de la orquesta Tumbao Mayor, y a Conrado, el coronel del MININT que atiende el área de música en el Ministerio de Cultura.

“No me siento chivato – aclara antes de comenzar – mi tarea no era defender a la revolución ni a Raúl Castro, yo únicamente luchaba para que la droga no le llegara a los niños de mi país. Mi trabajo encubierto no era un aporte a la dictadura, era un aporte a la sociedad”.

“Quienes nos involucramos en este género -explica- tenemos muchos seguidores. Sobre todo entre el público joven. Me pareció bien usar mi condición de músico urbano para llevar un discurso antidrogas, influenciar en la juventud y poner mi granito de arena. Velar para que los traficantes no pudieran usar a los niños en el tráfico ni en el consumo de ese tipo de sustancias”.

“Yo tenía 19 años, comenzaba a despuntar, me llevaron a un curso en Tarará, y allí fue donde el teniente coronel Tony (jefe de la unidad especializada antidrogas del municipio Playa), y el oficial Alejandro, me reclutaron como agente. Mi tarea en el DNA era combatir la droga que ya se había convertido en un problema, específicamente entre los niños de 12 años en adelante”.

“Reclutar a menores de edad para usarlos en el traslado y la venta de drogas es práctica habitual en este tipo de delincuentes. Combatir eso es necesario en cualquier lugar del mundo, independientemente del sistema político, todos debemos luchar porque a ninguna sociedad llegue una desgracia como esa. Me parece lo correcto y decidí trabajar con ellos”.

“Yo era un intérprete conocido entre los jóvenes; por eso, al revelarme en contra de cuatro corruptos que pertenecen al sector de la cultura, una de las ramas más importantes para la revolución cubana, olvidan todo lo que he hecho y los niños que salvé. Me cierran todas las puertas porque renuncié a ser miembro del DNA. Ahora, para confundir, argumentan que soy un traidor a la patria. ¿Pero qué patria ni patria – se pregunta -, si la patria, la traicionaron ellos?”

“Descubro mi identidad porque ya en mi país no tengo espacio y porque necesito que cualquier embajada me acoja como refugiado. Si logro irme de Cuba y retomar mi carrera como artista, bien; si no, lavaré platos, eso no importa, el hombre se forja pinchando, no robando ni estafando. Ahora te quiero decir que si algo a mí me sucede, no solo será porque denuncié a Vistel, sus mentiras y descaros; también porque fui miembro del DNA, y conozco la corrupción y las drogas que hay, y porque voy a seguir hablando de cosas que viví dentro del Ministerio del Interior. Ya salí de la música, ahora hablaré de todas las mentiras y toda la falsedad. Cuando yo estaba cantando, una de mis primeras tareas fue, junto a un agente amigo que no tengo por qué destapar, mantener el control visual sobre la hija de Díaz Canel, que es una drogadicta, para ver quién le suministraba la droga a esa niña”.

“Con todas estas protestas yo lo único que hago es intentar llamar la atención del gobierno, del MININT y la Contra Inteligencia (CI) de La Habana para denunciar la corrupción que existe en el Instituto de la música. En particular, la CI de La Habana, porque la de aquí de Cienfuegos sabe que yo tengo la razón; pero no puede hacer nada. Es más, cuando yo hice la denuncia en la Fiscalía Provincial de La Habana, la fiscal que me atendió, de nombre Gladys, me dijo: Mira Henry, tú tienes toda la razón, mijo, pero yo no puedo llevar a juicio a un funcionario nombrado por el Consejo de Estado; si yo tengo que meter preso a Vistel, que quizás se lo merece, estaría yo afectando a la cultura y a la ideología del sistema. Yo no puedo procesar eso”.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN Henry Laso, astista y agente encunbierto

Saturno se devora a otro de los suyos, Efigenio Amejeiras

•abril 25, 2017 • 1 comentario

Efigenio 1

El General de División Efigenio Ameijeiras, una notoria figura en la historia de las últimas cinco décadas en Cuba, hoy al final de sus explosivas contiendas, cae con cierta frecuencia ante el cuerpo de guardia de hospital porque lejos de ser rico y poderoso, está enfermo, y sobrevive gracias a la ayuda de familiares y amigos, en su mayoría exiliados en el norte revuelto y brutal.

De arresto innegable, nació en Puerto Padre, Las Tunas, el 21 de septiembre de 1931, creció junto a sus hermanos María Luisa, Manuel Melquíades, Gustavo, Salvador, Enma, Ángel (Machaco), José, Evangelista y Juan Manuel.

Efigenio 2

Uno de los más emblemáticos hospitales de la isla lleva el apellido de estos hermanos. Ignoro porqué en este momento, cuando Efigenio está viejo y padece esa espantosa enfermedad que afecta el pensamiento, la memoria y el lenguaje, Raúl Castro lo abandona. ¿De qué vale haberlo ascendido a General de División y entregarle aquella ridícula estrella que concede el honorífico título de Héroe de la República de Cuba, si no tiene, al menos, una atención individual especializada?

Muchos lo recordarán, para bien o para mal, por la manera en que ejerció su cargo cuando, en 1959, el presidente Manuel Urrutia lo nombrara Jefe de la Policía Nacional Revolucionaria. Por su actuación en Girón. Por aquellas constantes pugnas con los asesores rusos en 1963, cuando para intervenir en el conflicto argelo-marroquí, se apareció en Argel en el buque Andrés González Lines frente a una fuerza de choque que comprendía batallones motomecanizados, brigadas de tanques, aviación y unidades de artillería; o por otros comentados avatares.

Lo cierto es que popular, ingenioso y casi olvidado, su nombre siempre apareció en el “10 top” de los más mencionados. Y es que habiendo sido carga maletas, mecánico, expedicionario del Granma, segundo jefe del Frente Oriental Frank País, comandante, licenciado en historia, mujeriego, poeta, compositor, callejero y con fama de mariguanero, cuando aparecía Ameijeiras ante cualquier auditorio, todos esperaban algún resbalón irreverente del “general sin diplomacia”, de un hombre sin sutilezas, con sabiduría popular y un inseparable humor agrio. Tenía la posibilidad de reventar los más polémicos puntos de vista.

Recuerdo que durante una de mis crisis espondilíticas de finales de los 80, estando en Santiago de Cuba, me quedé sin caminar y, mi padre, desesperado, le pidió permiso a Raúl Castro, entonces Ministro de las FAR, para llevarme en un avión militar que salía ese día a La Habana. Me subieron en una camilla a un Yak 40 ejecutivo en el que viajaban además los Generales Lino Carreras y Samuel Rodiles. En un momento apareció el capitán de la aeronave, que después de saludar le dijo a mi padre: “Comandante, debemos esperar unos minutos antes de despegar, de la torre de control nos informan que el General Ameijeiras está por llegar”.

Mi padre era un hombre puntual, pero accedió a esperar, y en menos de 5 minutos apareció por la puerta Efigenio. Después de un estridente “qué tal”, se sentó en espera del despegue.

Apenas se estabilizó la nave le dice a mi papá:

“Oye Juan, -tú sabes, yo solo soy un guajiro, pero creo que la situación del país se nos está complicando. Acabo de hablar con Fidel y dice que vamos a entrar en una nueva época de crisis”.

Hizo una pausa en su forma de hablar, que ya de por sí es bastante pausada, se paró y con gesto malicioso cerró la cortina azul que separaba los compartimentos de aquella aeronave. Rodiles y Lino sonrieron como esperando una bomba, entonces Ameijeras preguntó sin el menor reparo:

“¿Chico, tú no crees que el jefe se ha vuelto loco y se está refiriendo a la misma crisis de siempre, que lleva más de treinta años?”.

Desde aquel día, cada vez que escucho a periodistas y/o estudiosos hablar de unidad monolítica o de respeto al clan Castro, siempre recuerdo a Ameijeiras.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN: Al final de explosivas contiendas, cae con cierta frecuencia ante los cuerpos de guardia de hospitales habaneros.

Maduro pide ayuda para cubrir gastos de los médicos de Castro en Venezuela

•abril 24, 2017 • 1 comentario

 

Maduro

La más reciente visita de Nicolás Maduro a Cuba el pasado 9 abril suscitó varios cuestionamientos. Algunos se preguntaban cómo el mandatario venezolano se atrevía a abandonar su país en medio de las protestas masivas que comenzaban a organizarse.

Precisamente por eso surgieron las especulaciones de que Maduro habría ido a pedirle instrucciones a sus asesores en materia de represión, acerca de cómo controlar la revuelta que se veía venir en medio de tanto descontento del pueblo venezolano.

Según el anuncio oficial, el encuentro correspondiente al XV Consejo Político de la Alianza Bolivariana (ALBA-TCP), que tenía lugar en La Habana por esos días, era el motivo del viaje, sin embargo la verdadera razón del encuentro entre Maduro y su homólogo Raúl Castro fue pedirle una excepción temporal e indefinida del pago por la alimentación del personal de salud cubano, sin que ello signifique reducir la misión médica.

Venezuela, el país con una de las mayores reservas petroleras del planeta, atraviesa la peor de sus crisis y, como solución acuciante para enfrentar un proceso inflacionario sin precedentes en la historia y un evidente proceso de ingobernabilidad, acude a un recurso que pudiera parecer inusitado, teniendo en cuenta la precariedad económica del país que escoge para encontrar respaldo. Aunque parezca mentira, Maduro atravesó esta vez las aguas del Caribe, para solicitar un respiro a La Habana.

La Misión Médica Cubana en Venezuela surgió a la par que la Revolución Bolivariana y es fruto, según el portal oficialista cubano Cubadebate, de la cooperación entre dos “naciones hermanas”.

Fue un 16 de abril del año 2003 cuando la primera brigada médica de 53 galenos cubanos arribó a Venezuela. Hace apenas unos días se cumplieron 14 años. Pero, desde entonces las cosas han cambiado.

Actualmente miles de doctores cubanos que trabajaban en los barrios pobres de Venezuela están de regreso al país y otros prefieren el camino de la libertad y desertan de la misión para marcharse a otros países y recomenzar sus vidas.

También ha disminuido ostensiblemente el envío de personal civil cubano a esa nación sudamericana, algo que refrena o entibia la conveniencia de los programas sociales, como la impopular misión Barrio Adentro. Incluso, el puente aéreo entre los dos países caribeños también está disolviéndose. Cubana de Aviación hizo un alto a los vuelos regulares a Caracas y los vuelos chárter Caracas-La Habana han reducido frecuencia ante la caída de la demanda.

La repentina decisión, o disposición de emergencia, pretende poner, con apremio, una contención a lo que el impolítico y desacertado jefe de Estado venezolano considera un gasto de millones de dólares. El proceso bolivariano está en estertor y se evidencia en el descrédito del presidente y el claro desabastecimiento al pueblo en materia de alimentos, insumos médicos y productos de primera necesidad. Para sobrevivir, necesita dinero y el Gobierno cubano responde:

“Estimados compañeros. Teniendo en cuenta el momento difícil que está transitando nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela, estamos tomando medidas con la parte logística de nuestros colaboradores”, así comienza un documento que desde el 12 de abril salió del Consejo de Estado cubano y ya circula por varias instituciones en respuesta a la solicitud que Nicolás Maduro le hiciera al presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, general Raúl Castro.

Al ministerio del Poder Popular para la Alimentación -especifica el documento que en forma de correo electrónico rebota por direcciones, que por obvias razones no incluyo- se le está haciendo imposible cumplir con el MERCAL mensual [cuota de productos básicos de alimentación], y en aras de responder a la solicitud del compañero presidente para resolver esta situación temporal, estamos haciendo gestiones con el ministerio de Comercio Interior de nuestro país para realizar envíos de recursos y hacerlos llegar a cada colaborador cubano.

“Venezuela lo que necesita con urgencia es comida”, me asegura un cooperante. “Los cubanos dependemos de lo que nos envíen de nuestro país para sobrevivir. Nos reunieron la semana pasada y nos explicaron que van a traer comida de Cuba. Solo arroz, frijoles, pasta, aceite y quizás algo de aseo personal. Todo racionado y con medida”.

Los Mercales o Mercal son abastos estatales creados por el Gobierno Bolivariano en los cuales antes podían conseguirse productos y alimentos básicos a bajos costos; hoy en día, la mayoría se encuentra desabastecidos y sus locales cerrados. El Mercal, como se puede deducir, es un invento semejante a la diabólica libreta de abastecimiento cubana.

Los médicos cubanos residenciados en Venezuela viven una suerte de penuria y es que pese a haber llegado con la promesa de ciertos beneficios, como tener un mejor salario, hoy muchos aseguran que vivían mejor en Cuba.

Y continúa el documento emitido por el Consejo de Estado cubano:

“Tarea de prioridad: Antes del domingo 16 de abril, cada una de las brigadas cubanas en Venezuela debe realizar una reunión extraordinaria donde se tomen criterios de los colaboradores tomándose en actas que se enviarán al logístico de cada Estado”.

Curioso, el costo de mantener las misiones médicas cubanas en la República Bolivariana, parece estar superando los beneficios que reporta. Lo demuestra un comentario que al final del documento firma el Dr. Roberto González Marín, jefe de la Misión Médica Venezuela y representante SMC en Venezuela: “Es necesario cerrar filas en este sentido. Los comentarios son que nuestros colaboradores se están muriendo de hambre. Además tenemos información de que se mantiene entre los colaboradores el asomo de la deserción, y otros grupos expresan interés por regresar a la patria, y es cierto que son manifestaciones lógicas a la situación que se vive”. Al parecer, esta vez, la política “caritativa” del Gobierno cubano erró la diana.

Hace muchos años mi dicharachera abuela me dijo que los cubanos somos mendigos sentados en el banco del talento.

 

PARA LEER EL TEXTO ORIGINAL, CLICK EN: Ayuda para no pagar