Confiscar el Comité Central en pleno

•febrero 4, 2016 • Dejar un comentario

CCPCC

 

El Decreto-Ley número 232 “sobre confiscación por hechos relacionados con las drogas, actos de corrupción u otros comportamientos ilícitos” lo permitiría…

 

Para continuar leyendo, click aquí: Ganó el juicio, pero se quedó sin domicilio. Es lo que pasa cuando la ley que juzga es premeditadamente injusta.

Una falta de respeto, distribuir 200 autos entre todos los médicos cubanos

•febrero 1, 2016 • Dejar un comentario

Medicos

¿A cuánto toca prorratear 200 vehículos chinosa entre Todos los profesionales cubanos si –según cifras oficiales– en Cuba existe una enfermera por cada 126 habitantes, un médico por cada 159 residentes, un estomatólogo por cada 1.066 vecinos y un endoscopista uterino por cada 200 habitantes?

Para leer el texto completo, click aqui: Con esta medida no están reconociendo el trabajo de los médicos, están premiando la deslealtad y la indiferencia a los problemas comunes de un gremio muy sensible.

Cuba, en el tintero de la CELAC

•enero 27, 2016 • Dejar un comentario

El 27 de enero se reunirán en Quito, Ecuador, los jefes de delegaciones de los 33 Estados miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños ( CELAC). Llegó el momento de analizar el cumplimiento de lo pactado en cumbres anteriores y diseñar nuevas estrategias.

Recordemos que la CELAC se creó como bloque para conseguir concentración política y la integración económica, social y cultural de América Latina y el Caribe. Los Jefes de Estado del área se sentaron a la mesa para examinar intereses comunes y proyectaron la estructura de dicha organización.

Nadie podría olvidar el papel entusiasta y aglutinador del entonces carismático, potentado y excéntrico presidente de Venezuela, Hugo Chávez, un hombre que tuvo talento y capacidad para atribuir valor y solemnidad a la inmundicia. Ha llovido desde aquel 3 de diciembre de 2011; el contexto político cambió, pero el momento que hoy vivimos no es muy diferente al de entonces.

Las reuniones preparatorias a esta IV Cumbre Presidencial han tenido particularidades que no debemos pasar por alto. Entre el 7 y el 9 de diciembre último, se celebró el primer encuentro entre representantes del Partido Comunista de China (PCCH) y los principales partidos políticos de la región. Por lo tanto, no es raro entender por qué en el orden del día de este cónclave se encuentra en primera línea las relaciones con el gigante asiático.

Algo similar sucede con la Unión Europea (UE). El pasado junio, se realizó en Bélgica, la II Cumbre Celac-UE donde, además de firmar los compromisos ordinarios para ampliar los nexos entre ambos bloques, fue contenido de la agenda el embargo de Estados Unidos a Cuba y sus efectos extraterritoriales.

Es fácil saber lo que va a pasar en esta Cumbre CELAC. Se abordarán asuntos que dañan la relación entre las naciones miembros: la reestructuración de la deuda soberana, la contienda anticorrupción, la seguridad alimentaria, el cambio climático, la lucha contra el terrorismo y, aprovechando el inside, oportunista más que oportuno, se hablará de la necesidad de que las migraciones en la región sean regulares, ordenadas y seguras.

Disertarán sobre la situación de los cubanos en Costa Rica y elogiarán el plan humanitario, algo que de sólo escucharse marca pauta política. Después de agotar la reserva de bebidas y comida, los jefes de delegaciones presentes en tan importante reunión, harán como si este punto les importara, queda como asunto a solucionar y luego pasa al olvido; en cuanto salgan las familias que puedan autofinanciarse el viaje. No obstante, y porque viene como anillo al dedo, los oradores del foro rechazarán la política selectiva con que Estados Unidos trata a los migrantes según su origen, la Ley de Ajuste Cubano.

Las delegaciones presentes en la cita quiteña, además, prestarán atención al progreso de las negociaciones de paz que tienen lugar en La Habana entre el Gobierno de Colombia y las FARC. No hace falta ser erudito, sólo saber leer para enterarse que el Gobierno colombiano y la guerrilla solicitaron a la CELAC y a la ONU monitorear el alto al fuego bilateral.

En fin, que por un lado y por el otro, Cuba estará en el tintero de los participantes que, como en anteriores encuentros, otra vez rechazarán el embargo y levantarán sus voces a favor de la devolución del territorio que ocupa la base naval de Estados Unidos en Guantánamo. Y justo en este punto, lanzarán el anzuelo de la soberanía a la nueva administración de la República Argentina, con un recordatorio del viejo pero aún latente tema, Islas Malvinas.

Lo puedo asegurar. Porque conozco el lado sórdido del general
Raúl Castro y porque en uno de sus más recientes discursos dejó muy clara su estrategia al decir: “En medio de este contexto regional riesgoso y complejo, resulta esencial defender la unidad de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)”.

Opinión: Médico cubano envía atrevida carta por restricciones de viaje

•enero 26, 2016 • Dejar un comentario

Insolito. Escribió una carta y obtuvo como respuesta la siniestra invitación de oficiales que, con gentil insidia, le condujeron hasta el centro provincial de instrucción del MININT donde le advirtieron: “Aquí no ha pasado nada, pero recuerda que –como Mashenka– desde arriba alguien te mira”.

Leer el texto completo en: Dr. Rosendo López González, especialista de primer grado en Anestesiología y Reanimación, especialista de primer grado en Medicina General Integral y profesor del Hospital Universitario Provincial de Cienfuegos Dr. Gustavo Aldereguía Lima.

 

Necesaria investigación sobre cubanos muertos en la selva de Nicaragua

•enero 18, 2016 • Dejar un comentario

 

¿Por qué los Estados implicados no investigan con diligencia ni en un plazo razonable las desapariciones de estos migrantes cubanos? ¿Por qué el gobierno de Nicaragua no realiza una investigación judicial efectiva sobre estos casos? ¿Por qué la prensa, la de aquí y la de allá, no publica ni hace comentario sobre lo que ya parece ser un secreto mal guardado?

 

Texto completo aquí: Los denunciantes murmuran y por temor no acusan, pero hablan con prudencia sobre decenas de cubanos abandonados en la selva

Pobrefobia, injusticia de la Cuba actual

•enero 11, 2016 • 1 Comentario

Pobre

Las denominaciones raciales y de género fueron fundamentales en la dinámica de la política internacional, dominada básicamente por hombres blancos; pero afortunadamente, y como el desigual proceso de una lavadora Aurika, son ciclos con fecha de caducidad.

Varios códigos penales del mundo sancionan el racismo, la homofobia y cualquier tipo de exclusión al ser humano; pero, desgraciadamente, existen personas y grupos que, aferrados a conceptos gastados, se empeñan en enarbolar banderas que, al menos en Cuba, andan de bajada y sin freno.

Está claro, la mala noticia siempre es la mejor morbo noticia y, la segregación, del tipo que sea, es una imagen que por desagradable, seduce a los medios y a ciertos grupos politizadores; pero no creo que el cubano que vive en la isla sea racista ni homófobo; es más bien clasista.

La discriminación, ya sea racial, de sexo, religión, ideológica o condición social, es un fenómeno que llegó a nuestro hemisferio mucho antes que Colón. No lo inventó Fidel Castro ni lo creó la llamada Revolución, aunque, sin dudas, en determinado momento la utilizó; el “divide y vencerás” estimuló el resentimiento y generó una cruel individualidad que, paradójicamente, terminó dinamitando la esencia de “nación igualitaria”.

Demonizar la riqueza provocó un efecto contrario al deseado por los líderes revolucionarios, ridiculizó la “manera de actuar que se había establecido como propia del proletariado” y creó una imagen negativa de la clase trabajadora. Comenzaron a irrespetar el sacrificio del periodista, el militar, el ama de casa, el ingeniero, el constructor, el barrendero y el de todo aquel que trabajara; dignificando, entonces, la labor de quienes hábilmente delinquían.

La pirámide se invirtió y el persistente espectáculo de adoctrinamiento saturó. A fuerza de repetición, el eco de la palabra discriminación nos contaminó a todos y nos convirtió en transmisor de un pensamiento que, no digo que sea mentira, pero sí que exageró la verdad, tanto, que hoy lo considero digno de estudio.

Es cierto, Cuba es una dictadura donde el consumo de cualquier alucinógeno es mejor que Raúl Castro para la salud social. No tenemos multipartidismo, mucho menos prensa libre y es vergonzoso ver cómo aumenta, por día, el porcentaje de la población que encuentra como solución el acto de huir de la isla. Pero decir que el apartheid y la homofobia se incrementan es un error o una bien elucubrada manipulación de quienes analizan el fenómeno desde un solo lado de la sociedad, y que identifican como generalidad.

Es una falta grave, creo yo, el hecho de ver las cosas con mirada pueblerina, claramente partidista, y no asumir en primera persona nuestra responsabilidad social, pero eso, al parecer, es un tema que interesa tanto como los problemas de apareamiento entre el zángano y la abeja reina.

Nadie puede negar que en Cuba existen racistas, homófobos y toda una jauría de gente que se siente superior o con derecho a excluir, pero no es mayoría. Lástima que el PCC, el CENESEX e incluso algunas organizaciones opositoras parecen estar empujando estrategias que en lugar de ayudar, estimulan la fractura de la sociedad cubana.

La realidad es que hoy en Cuba, salvo raras excepciones, al cubano no se discrimina por negro, ni por mujer, por viejo, por gay, ni por religioso, se le discrimina por pobre y máxime cuando el desvalido comparte las condiciones mencionadas. Lo que sin dudas espanta es rechazar, marginar y diferenciar por el estatus social.

 

 

Texto original en: El PCC, el CENESEX e incluso algunas organizaciones opositoras parecen estar empujando estrategias que en lugar de ayudar, estimulan la fractura de la sociedad cubana.

En auge las peleas clandestinas en Cuba

•enero 7, 2016 • Dejar un comentario

Policia

Hartos de padecer conflictos familiares, sin futuro, inquietos por el hoy y sin mejor modelo de vida; las peleas clandestinas se tornan en arteria o vía, donde cientos de adolescentes cubanos creen lograr el sueño de hacerse famosos y ganar “mucho” dinero. Lástima que del Estado sólo reciban poco interés y ninguna sensibilidad.

El fenómeno ya es parte del inframundo, de una jungla que parece fusionar deporte, barbarie y decadencia humana; algo que, por ahora, no se puede atajar, porque es imposible frenar a quienes no tienen nada que perder.

Un entrenador y exintegrante del equipo Cuba que participó en las Olimpiadas de Sydney, me explicó que “con solamente 5 CUC (o su equivalente en moneda nacional) y los contactos adecuados, cualquiera puede acceder a estos espacios cerrados y sombríos para presenciar un interesante espectáculo”.

Los pugilistas son jóvenes de barrios marginales que sueñan alcanzar el dinero y la fama que puede dar el boxeo profesional. Están aburridos de mirarse en el espejo de la frustración familiar o de glorias retiradas del deporte amateur que, habiendo puesto la bandera nacional en lo más alto del Olimpo deportivo, no tienen para consumir, ni en un timbiriche de mala muerte, porque falta dinero”.

“Para asistir a estos coliseos clandestinos sólo hay que pagar, apuntarse en una lista y esperar; la respuesta llega con un mensaje SMS, originado casi siempre desde un teléfono celular con identificador bloqueado; donde te anuncia el día, la hora, el lugar de la cita y la cartelera”.

Los novatos comienzan cobrando, dependiendo de si ganan o pierden, desde 25 a 100 CUC por peleas de 4,6 u 8 rounds, celebradas en cuadriláteros construidos de manera tan artesanal que, en vez de ring, parecen jaulas. Y, como en las películas, antes de comenzar el pugilato, los empleados del local registran todas las apuestas.

Los luchadores usan guantes, shorts, pantalonetas, protección bucal y casi nunca camiseta; pero, pese a la pinta de forajido, el equipo de asistencia está integrado por entrenadores, exdeportistas de artes marciales, quiropráctico, enfermeros, médicos, profesionales del deporte y la salud con estrecha conexión en clínicas y hospitales para atender la urgencia, si lo requiere, de cualquier muchacho accidentado.

La PNR (Policía Nacional Revolucionaria) los persigue.

Sabe que estos “circos ilegales”, casi todos ubicados en el municipio habanero del Cerro, se realizan en gimnasios particulares y con licencia de cuentapropistas como “instructor de prácticas deportivas” que, por estar diseñados para una clientela cubana, hubieran tenido que cerrar de no encontrar este filón.

Son fáciles de detectar y, por eso, son puntos de frecuentes redadas. Aunque muchos estiman que las ganancias de este tipo de negocio parecen impresionantes, los detenidos no pueden ser procesados porque –según me comentó un experto en chismes fiables– no se trata de un juego ilegal sino de un ejercicio deportivo con ciertas garantías legales, y no existe, hasta donde yo conozco, figura legal en el código penal que conceptualice el delito.

Seguramente las autoridades cubanas, moralistas y complicadas, están pensando en legislar; pero, la solución es sencilla y se encuentra detrás de esa puerta que todavía se resisten abrir: Autorizar y apoyar el boxeo profesional.

texto original en Lograr el sueño de hacerse famosos y ganar dinero.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 80 seguidores