¿Y esto se ve en el mundo entero?

Bueno, graba ahí. Soy Rafael Fernández Fajardo, vivo en Santa Eulalia número 64 entre Ursula y 1ra, Mantilla, Arroyo Naranjo, Ciudad Habana, Cuba. No tengo teléfono en casa ni correo de computadora. A quien me quiera contactar, dile que venga a mi casa o que me deje un recado en el (53 – 7) 643 70 69. Pero aclara bien, dile que llame; pero que no moleste porque ese número es de mi vecina Gina.
A ver, mijo, te cuento. ¿Estás grabando? En 1980 me enteré que habían abierto la embajada del Perú para todo el que quería irse echando de este país. Yo no tenía antecedentes penales ni quería vivir aquí. No me gusta este sistema; pero de ahí a delinquir va un tramo que no comparto. Por eso agarré cuatro cosas, y como quien se va a la Playa, el 5 de abril me colé en esa embajada. Ay, chico, aquello estaba en candela. Pero el infierno llegó después.
El 18 de ese mes salí de aquella embajada con un papel salvo conducto y un pasaporte que me hicieron en el club Abreu Fontán. Al entrar nos dieron golpes. Por suerte la parte de atrás de ese club limitaba con el mar y pude salir a nado.
Al otro día 19 me citaron al consulado español. Y si no recuerdo mal, creo que estaba en la calle Inquisidor esquina a Avenida del Puerto. Mejor nombre no encontraron, aquello era una gran mentira y no llegué al consulado porque en esa misma esquina estaban mis inquisidores y me volvieron a golpear.
El día 20, todavía de mismo mes, me llamaron, me dijeron que me presentara en el aeropuerto José Martí para darme la salida. Agarré mi pasaporte y mi cepillo de dientes; y cuando llegué a Rancho Boyeros me cayó otro hormiguero arriba y me pegaron con todo lo que se encontraron. A los días fui al Mariel, golpeado y desbaratado. Según me enteré, me reclamaba un cubano-americano que tenía apellido Blas. Me llamaron a dos barcos, el “Bus Lady” y el “Santa Fe”; llenaron las embarcaciones de gente pero a mí no me montaron y, por culpa de esta gente, no me fui. No me dieron la salida del país; pero después de salir del puerto, y antes de llegar a mi casa, me sonaron otra tunda.
Después de soportar tantos golpes, y de tanto verle el rostro a la violencia, parecería una mentira pero no guardo rencores y hoy soy activista y creo en los Derechos Humanos. Por eso soy visitado y constantemente amenazado. Me vinieron a visitar (oficiales de La Seguridad) para que yo no asistiera al concierto que dio Juanes. Me vienen a visitar para que no asista a la Iglesia. Me presionan para que no ayude ni visite a disidentes ni opositores.
Mira, mijo, yo soy casi analfabeto pero cuando veo que otra vez se han puesto de moda aquellos bestiales “Actos de Repudio”, me gustaría preguntar: ¿Qué persiguen con dar golpes?, ¿qué consiguieron con eso?, ¿cómo puedo respetar a un gobierno que echa a pelear en una guerra civil a sus propios ciudadanos?, ¿cuántos de esos alterados, que tantísimos golpes dieron allá en los años 80, viven hoy en La Florida?
Yo soy dulcero. Hago dulces, mi manera de ayudar es hacer y llevar kake, pasteles, palitroques, galletitas…, todo a los presos políticos. Ya te dije, chico, es mi manera de ayudar. Y lo hago con estas manos que se van a tragar la tierra. Ah, y cuando puedo los vendo, compro jabón u otro aseo y lo mando a las prisiones. ¿Tú crees que yo sea tan malo?, ¿tú crees que eso es terrorismo?, ¿tú crees que mis dulces son para la CIA o financiados por la CIA?
Ay, mijo, qué sabes tú. Pero como dice el dicho “Los que siempre mejor comen, son los que no labran la tierra”. ¿Quién me podría creer que en el año 2005 presenté mi caso al plan para refugiados de la embajada americana y me fue denegado el asilo? El número de mi caso es el CU 56890. Averigua, a ti te conoce la gente, ve a ver si me tiras un cabo.

Anuncios

~ por Juan Juan Almeida en abril 10, 2010.

3 comentarios to “¿Y esto se ve en el mundo entero?”

  1. Hola, Juan Juan, mucho gusto, hemos conversado por Facebook, y tenemos amigos en común, sobre todo el artista Rolando Pulido. Vengo a traerte la buena nueva de que estoy celebrando el primer aniversario de mi blog http://www.josancaballero.wordpress.com y te acabo de otorgar el Premio Manos de Coral, o Viceversa, por la excelencia de tu blog, así como ellibro testimonial. Espero que lo disfrutes, saludos y abrazos, Josán Caballero.

  2. […] La Voz del Morro recoge el testimonio de Rafael Fernández Fajardo, impedido de salir de Cuba, y acosado por la Seguridad del Estado: Mira, mijo, yo soy casi analfabeto pero cuando veo que otra vez se han puesto de moda aquellos bestiales “Actos de Repudio”, me gustaría preguntar: ¿qué persiguen con dar golpes?, ¿qué consiguieron con eso?, ¿cómo puedo respetar a un gobierno que echa a pelear en una guerra civil a sus propios ciudadanos?, ¿cuántos de esos alterados, que tantísimos golpes dieron allá en los años 80, viven hoy en la Florida? Yo soy dulcero. Hago dulces, mi manera de ayudar es hacer y llevar cake, pasteles, palitroques, galletitas…, todo a los presos políticos. Ya te dije, chico, es mi manera de ayudar. Y lo hago con estas manos que se van a tragar la tierra. Ah, y cuando puedo los vendo, compro jabón u otro aseo y lo mando a las prisiones. ¿Tú crees que yo sea tan malo?, ¿tú crees que eso es terrorismo?, ¿tú crees que mis dulces son para la CIA o financiados por la CIA? var addthis_language = 'es'; […]

  3. Como se ha pasado por encima de los humildes ,cuando era para ayudar a los
    Humildes. Q habrá sido de este Sr.?? Tengo llamarlo y diré algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: