La historia de Estados Unidos, como también la de Cuba, ambas tienen dos versiones -Gina Sosa, la hija de un Coronel.

JJ   En la escuela me enseñaron que “el orden de los factores pocas veces altera el producto”. Hoy se me antoja empezar por donde debería terminar. ¿Cómo y dónde te enteraste que las autoridades cubanas no te permiten la entrada a Cuba, tu país?

GS   Fue curioso. Hace aproximadamente un par de años atrás, una buena amiga cubana, llegada en el 92, tenía una tía enferma en Cuba y sus padres no querían regresar a la Isla. Mi amiga estaba muy preocupada, por la salud de la tía  y me pidió que la acompañara al consulado cubano en Washington para realizar los trámites de su viaje. Ahí me enteré que únicamente los cubanos salidos de Cuba antes del 71, pueden viajar al país sin pasaporte cubano. Si llegó después de 1971 es necesario pasaporte vigente y habilitado, aun teniendo otra ciudadanía. Cómo – le dije – yo no entiendo eso. Pero igual la acompañé, es una magnifica amiga, y Washington DC es una ciudad fascinante.

 El consulado es un lugar horrible, plagado de fotos de Fidel y El Che Guevara. Me parece una cosa increíble, vergonzosa y chocante, pedir permiso para entrar a tu país y ser tratado como un perro y alucinante que mi amiga tuviera la ineludible obligación de explicar los motivos de un viaje por privados que estos fueran.

En tan extraño contorno, me picó la curiosidad y quise saber  los requisitos a cumplir  para visitar La Habana, yo salí de Cuba en 1959 y así se lo dije al señor. Me miró de arriba abajo como viendo a una marciana, y después de preguntar un montón de cosas raras, entró a una pequeña oficina, regresó con varios papeles, y poniendo  mirada de película de horror, dijo “Georgina Isis Sosa, necesito el pasaporte con el que usted entró a este país.

 Imagínate tú, en 1959 yo tenía dos años, ¿cómo voy a saber dónde está ese pasaporte? No le pude contestar, lo miré como diciendo “Pero usted está loco”. Aquel hombre parece que recapacitó y quiso arreglar su disparate, entonces respiró y me dijo: Su apellido se conoce en nuestra patria. Yo puedo averiguar quien fue su padre, ya sabrá usted que con ese apellido, no la dejaremos entrar. Si usted quiere correr el riesgo de entrar a Cuba, es su problema, yo no le garantizo seguridad.

La efusiva explicación me dejó algo sorprendida, y más cuando luego el señor se dirigió a mi  amiga diciendo, “Y usted señorita, por andar con estos gusanos, vino a este  país. Fíjese, si se hubiese quedado en su patria, ahora sería doctora”.

JJ    No hay regreso sin partida. Tú saliste de esa isla siendo apenas un bebé, cuéntame de tu familia, háblame sobre esa Habana que reinó en tu fantasía y quizás hoy en las noches se aparece entre tus sueños.

GS    Esa Habana vive en mi corazón, está ahí desde siempre. Mis padres me enseñaron el amor por mi país. Recuerdo a mi padre empeñado, mostrándome en el mapa de Cuba hasta el último rincón de esa isla. La historia de José Martí. La descripción de los carnavales. Los paisajes. Lo hacía con una pasión  inmensa… Se le veía en los ojos. Me acuerdo estar parada, teniendo apenas cuatro añitos, frente a las Naciones Unidas, portando con tremendo honor la bandera americana y la bandera cubana.

Mi padre fue miembro de La Rosa Blanca. Con ellos aprendí a sentir y respetar el amor por un país que, aunque mío, es también de todos los cubanos. Para mí, lo más grande  sería poder pisar la tierra que me enseñaron a querer mis padres, sentir la brisa que me contaba mi madre, conocer la playa de Varadero, oler la humedad de Pinar del Río. Ver, sentir, y  tocar aquello que vi, sentí y toqué en los cuentos que hacía mi madre.

 Me crié en los Estados Unidos, en New Jersey,  el cubano que vive o se crió en Miami, es diferente. Y lo digo con mucho respeto porque si algo nos une a todos, es que  sentimos lo mismo por ese rincón del planeta que llevamos sobre la piel como se lleva una herida.

Muchas veces me pregunto ¿Dios mío, esto es normal? Yo no sé por qué razón nuestra tierra ha padecido tanto odio y tanta sangre. Creo que hay que sanar eso.   

JJ    Llegaste a Estados Unidos, estudiaste, trabajaste, y encontraste una versión de la historia que en sus libros sanciona a tu padre. Cuéntame un poquito de eso, ¿cómo aprendiste a vivir entre miradas de afecto y opiniones de rechazo?

GS    Como te dije hace un rato, me crié en New Jersey, y pasaba los veranos en Miami, Key Biscayne. De hecho, una de las mejores lecciones que me dejaron mis padres fue el español de la casa, y el inglés que aprendí en la escuela. La casa era un pedazo de Cuba; y la escuela, un slice de USA. Así comprendí que la historia de Estados Unidos, como también la de Cuba, ambas tienen dos versiones.

  Con mi sobrina mayor, que hoy en día es abogada, la cosa fue diferente, cuando cursaba su primer año de universidad en New Orleans, tuvo que hacer un trabajo sobre algún país del mundo y, para que sus padres y sus abuelos se sintieran orgullosos, escogió hacer su trabajo sobre la isla encantada, el soñado país de sus padres. Fue a la librería de Tulane University, agarró un libro de historia de Cuba, buscó en la parte de atrás, comenzó a leer los nombres y encontró el de Merob Sosa García. Coño, es mi abuelo, se dijo emocionada y buscó directamente la página… Mira, para no hacer el cuento  largo, llamó a su madre llorando y se armó la revolución en casa. Había leído que su querido abuelo era un esbirro, un asesino que mataba a los campesinos y se comía a los niños… Fue un trauma, y un dolor muy grande. Por mucho que se le explicó, que todo era resultado de una sucia propaganda, aquello significó un enorme sufrimiento.

 Comencé a recorrer librerías.  Un día, pasaba yo por el frente de una pequeña librería en Key Largo, al ladito de la iglesia de San Pedro, entré, era imposible que allí hubiese un solo libro sobre Cuba. Busqué, y encontré un libro muy interesante, de Paul Bethal, capítulo 13,  EL GRAN CHANTAJE. Fue espeluznante lo que leí sobre mi padre, el Teniente Coronel Merob Sosa García.

Ese día comenzó el proyecto que le prometí a mi madre. EL QUE NO LA DEBE, NO LA TEME, eso me decía mi padre, eso me propuse yo: Limpiar el nombre de mi padre, y el de muchos otros hombres sancionados por una historia manipulada. El tiempo dirá la verdad poniendo todo en su lugar.

JJ    Estuve mirando fotos que me brindó un buen amigo, del funeral de tu padre. Imágenes impresionantes, revelan exactamente lo contrario a lo que dicen esos libros. Sin dudas, el entierro de un hombre querido.

GS   ¿Tu viste eso? Te explico. Mi padre murió en el 75, yo tenía 17 años. Él y yo hablábamos mucho, lo único que me pedía siempre era “estudio y educación”. Una muerte sospechosa y repentina. El funeral fue impresionante, yo no lo podía creer, vinieron flores de Cuba, de España,  de un montón de lugares. La fila de carros para la procesión funeraria parecía la de un presidente. A mí me entregaron la bandera americana y la cubana, y una carta muy hermosa que escribió un señor desde Cuba que termina despidiéndose con un HASTA LUEGO, CORONEL. Caí en shock, fue una cosa inolvidable.

Yo te puedo confesar que nunca he sentido rechazo. A lo largo de mi vida me he encontrado con personas que al reconocer mi apellido, se dirigen con respeto “Tú tienes que ser hija del Coronel Merob Sosa, es un honor hablar contigo”. Eso me gusta, lo respeto, porque sé perfectamente que no lo dicen por mí, se están refiriendo a mi padre.

Mi padre fue un hombre querido.

JJ    Gina, mucha lástima me da por todas esas personas que por alguna razón ocultan su religión, su manera de pensar o preferencia sexual; pero más pena me da con quienes reniegan u ocultan su origen. Yo amé, amo y amaré por siempre a mi padre como imagino que tú al tuyo; pero fueron enemigos. ¿Cómo pensarías tú que nuestros progenitores juzgarían hoy nuestra excelente amistad?

GS  Me gusta mucho esa pregunta y es importante. Yo tuve la oportunidad de educarme en Estados Unidos, y soy muy espiritual. Creo en el poder de Dios, creo que todo está escrito. Mi padre nació el día 1 de diciembre, tú el día dos. ¿Crees que esto es casualidad? Yo nunca hubiese podido imaginar que  me entrevistara el hijo de Juan Almeida Bosque. Jamás. Para mí es todo un orgullo, tu padre y el mío estuvieron en bandos opuestos de una misma guerra civil. Porque en Cuba lo que hubo fue una triste guerra civil, aunque mucha gente lo niegue. Pero ya ellos no están aquí, fueron nuestros padres, están ahora en otra dimensión, protegiéndonos a ti y a mí, a los dos. Estoy segura que una fuerza divina está uniendo a los cubanos para poder hacer un cambio que no solo sea humano. Sí, nuestros padres están muertos, y fueron  enemigos, pero hoy tú y yo somos amigos y tenemos que dar el ejemplo a esos tantos que aun hoy – siendo hermanos – se consideran enemigos. No sé por qué nos conocimos, pero es el destino, el círculo de la vida. Tenemos esa misión, nuestros padres están dibujando el futuro de nuestra patria, definitivamente el mensaje es La Democracia y La Unión.

Algún día abriré el panteón de mi padre en New Jersey, me lo llevaré a La Habana y le daré su sepultura en el cementerio de Colón.

JJ   ¿Qué tal si un día no lejano, salimos “sin pedir permiso” y nos damos un salto a La Habana?

GS   ¡Wow! Déjame decirte algo, es un riesgo que no sé si tomaría; pero créeme, me encantaría ir a Cuba, pasear por La Habana. Contigo de guía de turismo.

JJ   Entonces hagamos un trato. Me enseñas  Nueva York, y  yo te enseño nuestra Habana.

Anuncios

~ por Juan Juan Almeida en noviembre 20, 2010.

9 comentarios to “La historia de Estados Unidos, como también la de Cuba, ambas tienen dos versiones -Gina Sosa, la hija de un Coronel.”

  1. Me regocija pensar que ese es el tono de las voces que se escucharan en la Cuba del futuro. Voces de respeto, reconciliación, amor y deseos de construir un futuro mejor para nuestra sufrida tierra.
    Es basado en el respeto y la unidad entre todos los cubanos que se podrá conducir a nuestra Patria hacia futuro mejor.
    Los odios, las rencillas, los ajustes de cuantas, las descalificaciones, las revanchas y todos esos males heredados de un régimen que ha enlodado todo lo que toca, deben quedar expulsados del ideal de libertad y democracia.
    Les dejo un gran abrazo a ambos y me alegra tenerlos entre mis amigos.
    También les dejo mis mejores deseos para ese próximo año que ya se acerca y roguemos a Dios para que sea el espacio de tiempo que permita provocar en Cuba los cambios necesarios para el bien de todos los cubanos.
    Rose Mary

  2. Les publico aquí, esperen respuesta después: http://escritorescubanos.multiply.com/journal/item/1152?mark_read=escritorescubanos:journal:1152

    Napoleon03@gmail.com

  3. Hola Juan Juan, espero estén todos bien por allá. Me gustó mucho esta entrevista! Esa parte de los Padres “enemigos” y los hijos amigos, es sin duda un gran ejemplo y un buen punto. Ojala pronto podamos todos los cubanos volver a nuestra patria, sin tener que pedir permisos, sin tener que dar razones. Saludos para ti, Consuelito e Indira. También mis saludos a Gina.

  4. Magnífica entrevista, excelentes preguntas y formidables respuestas. Me he emocionado mucho leyéndola, porque el mensaje que se deriva de ella tiene mucho que ver con algo que yo estoy planteando constantemente en mi blog, en mis comentarios en Facebook y en mis conversaciones con los amigos. Si queremos lograr nuestro objetivo, es vital que todos los cubanos nos unamos, no importa la época en que salimos de Cuba, ni la generación a la que pertenecemos, ni cómo pensaron nuestros padres, ni siquiera cómo pensaba cada uno de nosotros en algún momento pasado de nuestras vidas; si hubo un día en que abrimos los ojos a la realidad y descubrimos que hasta ese momento estuvimos viviendo una mentira, y decidimos buscar la libertad, bienvenido a nuestra lucha.
    Queremos una Cuba nueva, donde exista libertad y democracia, donde haya cabida para todos los cubanos, sin importar su religión, su filiación política, su árbol genealógico o su preferencia sexual, porque todos somos hijos de esa isla y cuando sea libre y democrática, todos tendremos derechos.
    Por eso desde ahora debemos aprender de este gran país donde vivimos y de historias como ésta que hoy Juan y Gina nos han regalado, para poder lograr la unión entre todos nosotros y que un día podamos vivir en democracia y con pleno respeto al derecho de cada ciudadano.
    Un abrazo a los dos.

    Miriam De La Vega

  5. FUI
    testigoTIGO DEL ENCUENTRO PRIMERO DE ESTAS DOS SERES,,,,, GRCIAS GINA POR SER LO QUE ERES,,,,, JJ L DEMAS ESTA DECIRTE LO QUE PIENSO,,,, ESO DEBE SER Y SERA CUBA,,,, POR AHORA SEGUIREMOS LUCHANDO CON RESPETO Y DEVOCION,,,,,, DIOS BENDIGA A OS DOS…..

  6. Fantastica entrevista, felicidades a los dos.
    Ciertamente un gran ejemplo de la Cuba que todos queremos y que lograremos.
    Nos toca a nosotros, rehacer nuestra patria. Que nunca se olvide a lo que puede llegar una nacion, cuando se impone una sola idea, una sola manera de pensar, una sola ideologia.
    Solo nosotros podemos hacer que esta catastrofe, no vuelva a suceder en nuestro pais, a traves de la tolerancia.
    Un abrazo JJ,
    tu amigo, Rolando Pulido

  7. Hermoso realmente impresionante replica de la realidad que todos los mortales vivimos dia a dia.
    Los felicito por tener limpieza en su corazon y el valor de expresar sus sentimientos y compartirlos.
    un abrazo

  8. Mi amigo Juan Juan. Hoy tuve la magnifica oportunidad de leer detenidamente esta importante y excelente entrevista que le realizaste a nuestra Gina Sosa. Actuar con transparencia, con humildad y con valentia es algo que te caracteriza. Soy de los que opino que cuando nada debemos ocultar (aunque fuera contra nuestra naturaleza) siempre estariamos dispuesto a compartirlo. Somos una generacion que se crio entre fuegos cruzados, donde nuestros ancestros fueron los actores principales. Ese hecho de que otra generacion con diferente crianza, diferentes puntos de vistas, gustos buscando un punto en comun, una posicion comun es algo digno de respetar. Agradezco a ti y a Gina esta leccion que nos brindan a todos los que queremos, respetamos y por el futuro de una patria diferente donde se mezclen los colores y el cielo salga azul para todos los que estemos debajo del. Dios los bendiga y bendiga a nuestro pueblo cubano, bendiga a todos los muertos en estos mas de 51 anos de tragedia y que ponga su manto blanco sobre todos y cada uno de los cubanos donde quiera que se encuentren, por que eso es lo que somos por encima de todo: Cubanos. Un abrazo y saludos a Consuelito y a Indira de mi parte , saben lo mucho que los quiere. Cuidence. Lazaro Daniel

  9. Hola Dr Julio maravilloso trabajo para ayudar a sus compatriotas.Mi edposo es medico y yo enfermera cubanos vivimos en Tampa. Por favor dejenos saber co.o puede ayudarnos .mi esposo se encuentra trabajandoten yna carpinteria .nos gustaria pider ejercer aqui por favor diganos que hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: