Una unidad militar donde encontrar mancebos

alto
Los viejos dogmas comunistas dictaron que ciertas conductas fueran vistas socialmente como acciones inmorales. Existen varios testimonios de personas internadas en campos de concentración donde intentaron reeducar lo que llamaron Direcciones Sexuales Dispersas. Amar a alguien del mismo sexo, era un acto criminal que acarreaba consecuencias, y establecía penitencias.

No pienso escribir sobre un “ayer” indigno que se inquieta cuando lo hurgan. No son pocos los dirigentes que, por saber el poder de las armas, en especial cuando apuntan, decidieron esconderse de sí mismo y apretujarse en un closet donde las diferencias sociales no tenían distinción. El pudor mojigato de armario parapetó de igual forma a Cesares, Alejandros, conductores de la ruta nueve, y heroínas del Moncada.

Pero los tiempos cambian, murió la URSS, se acabó el campo socialista, y los días del Mesías Hugo Chávez parecen llegar a su fin, los ojos revolucionarios no dejan de ver cierto encanto en los campos de batalla y dan un toque extravagante, quizás algo obsceno, que convierte a militares en imanes para inversionistas.

La nueva moda cubana mezcla líneas de placer, tortura y humillación, transforma unidades marciales en mazmorras sadomasoquistas, y para gustos exigentes hace entrega a domicilios.

Con una simple llamada a la unidad militar UM 1011, enclavada en el sur de La Habana, en el municipio Managua, usted puede recibir por vía directa y sin costo adicional mancebos reclutas que, como valkirias ciervas de los dioses, y sin temer a una muerte gloriosa por esperar la recompensa de una patria proxeneta (y por supuesto impudorosa), van dispuestos a ofrecer sus nobles y viriles encantos.

Después de escuchar el “ordene” al otro lado de la línea; hay que contestar en clave, algo así como: “Necesito un forro verde para mi pasaporte azul”. Que el receptor sea libre, no quiere decir que el sueño es gratis; aún así, la clientela parece aumentar.

Me parece escalofriante la triste excusa de un humano. Sinceridad increíble, desfachatez sin igual. Espiral de decadencia, degradación de mercadeo, tendría yo que ser muy indolente para no querer justicia.

El servicio militar en Cuba es de carácter obligatorio, todo joven al cumplir los 16 años de edad debe acudir a la oficina de atención militar en su área de residencia, e inscribirse; de no hacerlo se encuentra sujeto a la ley penal.

Ahora repito una frase terriblemente convincente de un “distinguido empresario” que me aseguró haber sido usuario ocasional de ese tipo de servicio, de alcahuetería oficial: “No hay criatura en la tierra que no luche por sobrevivir. Cuba incentiva las causas, y combate las consecuencias como quien para opinar cierra los ojos, extiende las manos, y abre la boca”.

Anuncios

~ por Juan Juan Almeida en febrero 10, 2013.

Una respuesta to “Una unidad militar donde encontrar mancebos”

  1. Es dificil d creer en esto pq en la calle lo puedes conseguir sin q t guardan esa cartica asi q Los cubanos no creeran ese tupe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: