Las incógnitas detrás del Intercambio Cultural

Cubausa
Antes de que el sastre y toldero portugués Matías Pérez desapareciera en el globo, ya Cuba y Estados Unidos mantenían sólidos nexos, incluído el intercambio cultural, que continúa siendo hoy parte importante de nuestra historia e identidad.

Con solo echar una ojeada podemos encontrar elementos cubanos en la cultura americana y viceversa, tanto así, que “el cubanoamericano” es la máxima expresión de esa fusión étnico cultural entre ambas naciones.

La reciprocidad cultural era frecuente, los artistas iban y venían constantemente. La cosa se complicó durante la primera mitad del siglo XX, cuando ambos gobiernos, y no pienso hacer el cuento de la buena pipa, comenzaron a tener una relación basada en principios políticos tan enfrentados que paradójicamente hicieron del sector de las artes, el de la expresión del espíritu y la creatividad, un prisionero de las circunstancias.

El Gobierno cubano históricamente ha usado el arte y la cultura como engranaje de control social y como influencia, tanto nacional como internacional. Hoy, en la era de la globalización, del internet y las redes sociales, mucho más.

Fue para ello, y para socavar con paciencia y sutileza la polémica ley del embargo, que a finales de los 90s creó la “Batalla de ideas”, una verdadera estrategia que estructuró nuevas caretas.

En 1998, con una economía deprimida y más del cincuenta por ciento de los artistas cubanos desempleados. La estrechez financiera era tal que lograba romper incluso la conexión con la inspiración, y muchos nombres importantes decidieron emigrar. Pero esta vez, el Gobierno cubano no estaba dispuesto a perder tan fácilmente el patrimonio cultural.

Para tal propósito se inventó la figura de “artista independiente”, categoría que aún les permite disfrutar más del destino que del viaje, al darles la posibilidad de, pagando una candidad irrisoria de pesos cubanos, fijar residencia legal indefinidamente fuera de Cuba, incluso en Estados Unidos, sin perder el statu quo.

Otros artistas menos conocidos también lograron encontrar un vericueto legal para, muchas veces amparados en falsos contratos de trabajo que consiguen tejiendo una malla de sobornos, domiciliarse en el exterior de la isla.

Así es como varios actores, escritores, cineastas, músicos, plásticos, bailarines y hasta conferencistas salen de Cuba, como salieron la mermelada de mango, el café y los cascos de guayaba, a producir en libertad. Se instalan en Dominicana, España, Francia, México o cualquier lugar del mundo atados a un sólo grillete, el de no involucrarse en política. Ni opinar.

Al vivir fuera de la isla, estos artistas poseen cuentas en el exterior. Hoy vienen a los Estados Unidos por intercambio cultural, actúan, triunfan con poses de alpinistas urbanos encumbrados, y aunque ninguno lo diga, nada les impide cobrar. La ley del embargo sanciona enviar dólares a Cuba; no así al resto del mundo.

Como cubano, no me gusta estimular el clima de hostilidad que nos separa como pueblo y que además sirve de plataforma política y económica a grupos que nos manipulan desde ambas orillas del estrecho floridano. Creo que el contacto con los exponentes de la cultura, llegados desde la isla es una buena cosa. Estoy a favor del intercambio; pero no de esta mentira que lo convierte en contrabando.

Anuncios

~ por Juan Juan Almeida en septiembre 4, 2014.

Una respuesta to “Las incógnitas detrás del Intercambio Cultural”

  1. A mi me gusta como piensa usted y donde se para.Tengo 68 anos y sali a los 13 anos de mi pais,no soy enmermelable,pero no le veo sentido a la guerra como oficio,como tarea.La guerra ideologica parcialmente termino,pero el atrincheramiento esta en todo lo que se propone.Estoy abierto a lo inteligente,lo contabilizable,y veo con cierta aprobacion su conducta,por encontrarla consecuente y dos y dos son cuatro.Suerte.El Medico de la Salsa,Pancho Cespedes,no son mis enemigos y si desconfio de su propuesta,no quiere decir que no entiendo que es un pueblo que busca su espacio nacional y respeto que no se embarquen en ningun otro barco que sarpe en otra direccion.No arriesgan ni cojones,solo fiestean y vasilan.Proponen rumba.Otros salen a la calle pero no salen a bailar. No se puede sublimizar hacer fiesta mientras los hermanos cogen palos y carcel.La guerra se acabo,pero no han informado a los perros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: