El robo del “residuo electrónico” telefónico como negocio cubano

Celulares

Desde que en el año 2008, el General Raúl Castro, dando muestras de una “extraordinaria benevolencia” permitió a los cubanos, tener acceso al servicio de telefonía celular. En nuestro país, el número de estos aparatos registró un elevado y acelerado auge no previsto ni por los economistas más avezados; pero tan vertiginoso aumento – según fuentes de la Fiscalía General de la República – corre paralelo, y proporcional al incremento de ciertas conductas delictivas.

Sucede igual en todo el mundo; pero cada país posee sus particularidades. Como regla general, en Cuba, este tipo de dispositivo no son robados para decodificar y venderlos en otros países, sino para desarmar y comercializarlos por partes, dentro y fuera de la isla.

La PNR reconoce que existe un mercado subterráneo donde se puede acceder a pantallas, bocinas, cascos y baterías de teléfonos robados; pero no logra encontrar los autores del delito. No obstante ambos organismos parecen ignorar, ex profeso, que el poder, además de ser un instrumento, es un vicio más turbio y más peligroso que el de las drogas.

el resto de las piezas de los celulares robados y muchos de los confiscados en puertos y aeropuertos por la Aduana General de la República de Cuba; los compra un joven empresario de origen libanés a quien se conoce, en tono coloquial, como “El rey de la minería moderna” que, con pasaporte francés, la presunta anuencia del gobierno y la amistad del “nieto en jefe” Raúl Guillermo Rodríguez Castro, exporta el material robado bajo la categoría aduanal de “residuo electrónico” y lo envía, vía aérea, a modernas plantas metalúrgicas ubicadas fuera de la isla, según el run rún en Europa, donde existe la tecnología para aislar y recuperar preciados componentes como el cobre, el cobalto, el antimonio, el galio y el coltán, que no son metales preciosos pero sí escasos en el mundo y tan demandados por la industria que venderlos por gramos resulta mucho más caro que el oro.

 

Para continuar leyendo, click en: La Seguridad del Estado y a otras direcciones del MININT persiguen y rastrean e incluso compran celulares robados para, dependiendo de quien sea el propietario, sacarle lo más preciado que guardan: La información.

~ por Juan Juan Almeida en abril 25, 2016.

Una respuesta to “El robo del “residuo electrónico” telefónico como negocio cubano”

  1. Jajajajjajajaja. Que descarados son. Gracias JJ por brindar tu ayuda desinteresada a tan escabroso tema. Vamos a ver si le dicen algo al gorilita en jefe. Viva la revolución!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: