En auge las peleas clandestinas en Cuba

•enero 7, 2016 • Dejar un comentario

Policia

Hartos de padecer conflictos familiares, sin futuro, inquietos por el hoy y sin mejor modelo de vida; las peleas clandestinas se tornan en arteria o vía, donde cientos de adolescentes cubanos creen lograr el sueño de hacerse famosos y ganar “mucho” dinero. Lástima que del Estado sólo reciban poco interés y ninguna sensibilidad.

El fenómeno ya es parte del inframundo, de una jungla que parece fusionar deporte, barbarie y decadencia humana; algo que, por ahora, no se puede atajar, porque es imposible frenar a quienes no tienen nada que perder.

Un entrenador y exintegrante del equipo Cuba que participó en las Olimpiadas de Sydney, me explicó que “con solamente 5 CUC (o su equivalente en moneda nacional) y los contactos adecuados, cualquiera puede acceder a estos espacios cerrados y sombríos para presenciar un interesante espectáculo”.

Los pugilistas son jóvenes de barrios marginales que sueñan alcanzar el dinero y la fama que puede dar el boxeo profesional. Están aburridos de mirarse en el espejo de la frustración familiar o de glorias retiradas del deporte amateur que, habiendo puesto la bandera nacional en lo más alto del Olimpo deportivo, no tienen para consumir, ni en un timbiriche de mala muerte, porque falta dinero”.

“Para asistir a estos coliseos clandestinos sólo hay que pagar, apuntarse en una lista y esperar; la respuesta llega con un mensaje SMS, originado casi siempre desde un teléfono celular con identificador bloqueado; donde te anuncia el día, la hora, el lugar de la cita y la cartelera”.

Los novatos comienzan cobrando, dependiendo de si ganan o pierden, desde 25 a 100 CUC por peleas de 4,6 u 8 rounds, celebradas en cuadriláteros construidos de manera tan artesanal que, en vez de ring, parecen jaulas. Y, como en las películas, antes de comenzar el pugilato, los empleados del local registran todas las apuestas.

Los luchadores usan guantes, shorts, pantalonetas, protección bucal y casi nunca camiseta; pero, pese a la pinta de forajido, el equipo de asistencia está integrado por entrenadores, exdeportistas de artes marciales, quiropráctico, enfermeros, médicos, profesionales del deporte y la salud con estrecha conexión en clínicas y hospitales para atender la urgencia, si lo requiere, de cualquier muchacho accidentado.

La PNR (Policía Nacional Revolucionaria) los persigue.

Sabe que estos “circos ilegales”, casi todos ubicados en el municipio habanero del Cerro, se realizan en gimnasios particulares y con licencia de cuentapropistas como “instructor de prácticas deportivas” que, por estar diseñados para una clientela cubana, hubieran tenido que cerrar de no encontrar este filón.

Son fáciles de detectar y, por eso, son puntos de frecuentes redadas. Aunque muchos estiman que las ganancias de este tipo de negocio parecen impresionantes, los detenidos no pueden ser procesados porque –según me comentó un experto en chismes fiables– no se trata de un juego ilegal sino de un ejercicio deportivo con ciertas garantías legales, y no existe, hasta donde yo conozco, figura legal en el código penal que conceptualice el delito.

Seguramente las autoridades cubanas, moralistas y complicadas, están pensando en legislar; pero, la solución es sencilla y se encuentra detrás de esa puerta que todavía se resisten abrir: Autorizar y apoyar el boxeo profesional.

texto original en Lograr el sueño de hacerse famosos y ganar dinero.

Colapsa estructura en hospital CIMEQ

•diciembre 29, 2015 • Dejar un comentario

Más de $6 millones es el saldo encubierto de un derrumbe provocado por la orgía desaforada de negligencias combinadas. Así describen el suceso mejor guardado por el Ministerio de Salud Pública de Cuba durante este año 2015. Aquí les explico, aunque no quiero agobiarlos con tanto lenguaje científico.

Las fotos muestran el proceso constructivo de una ultramoderna unidad Ciclotrón que, dentro del perímetro habanero del hospital CIMEQ (Centro de Investigaciones Médico Quirúrgircas), sería destinada para el servicio de la docencia y la investigación.

La planta, que al derrumbarse por negligentes violaciones del reglamento constructivo para este tipo de instalaciones dejó pérdidas aún no reveladas por las autoridades cubanas, incluía una unidad para producir radionucleidos de uso médico, un laboratorio de radiofarmacia para producir y almacenar radiofármacos y varios módulos de síntesis química.

El Ciclotrón es un acelerador de partículas que produce un radioisótopo de corta vida que, incorporado a la glocusa, es inyectado en el torrente sanguíneo y, a través de la medicina nuclear ofrece diagnóstico por imagen; las células cancerígenas absorben rápidamente esta sustancia y emiten una radiación que permite localizarlas con un tomógrafo por emisión de positrones.

Con su próxima inauguración que, por supuesto, ya no se realizará (al menos con la urgencia planificada), Cuba planeaba colocarse a la vanguardia mundial en cuanto a diagnóstico médico por imagentología nuclear molecular.

Dicho de otra manera, es una técnica avanzada, segura e indolora, mediante la cual se hace posible detectar oportunamente los procesos patológicos antes de que se manifiesten los primeros síntomas de cualquier enfermedad.

Por ejemplo; permite determinar el cáncer primario y metástasis, tumores residuales y recidivas tumorales; posibilita caracterizar y cuantificar el metabolismo miocárdico, el flujo sanguíneo, la existencia de tejido vivo en áreas de infarto y, además, permite el diagnóstico de Parkinson, Alzheimer, Epilepsia, tumores cerebrales benignos, enfermedades congénitas, degenerativas y psicosis orgánicas y/o funcionales tales como la esquizofrenia.

Vale aclarar que este modelo de equipos y pruebas generan radioactividad y, como corresponde, existen tratados internacionales diseñados para regular las normas constructivas que garantizan la seguridad básica de este tipo de instalaciones y aseguran la protección contra los peligros derivados de las radiaciones.

Lo lógico, lo conexo, es que todos los centros que procesan materiales que contienen radionucleidos, deben regirse por un único reglamento; sólo que en Cuba, en los predios del CIMEQ, se violaron.

Según reglas universales, la construcción de esta sofisticada planta, demanda –debido a sus características– planchas de acero con micra específico, hormigón reglamentario y materiales especiales que, por seguir irresponsables criterios de ahorro e innovación, sugeridos y autorizados por miembros de una larga cadena de mando que nunca serán sancionados, no fueron utilizados, o sí, pero no como es debido, y el edificio colapsó.

No obstante el aspaviento armado por el imprevisto que atrajo la atención de muchos, las autoridades locales, negligentes pero precavidas, con extrema indolencia, optaron por relegar el suceso enarbolando el manido refrán “Mucho más se perdió en la Guerra”, y por revisar, escudriñaron, hasta la fatiga, los teléfonos celulares de trabajadores y testigos presenciales para –como les explicaron– evitar que imágenes no autorizadas saltaran a los medios y redes sociales.

 

Texto completo y galería de fotos en: Escudriñaron los teléfonos celulares de trabajadores y testigos presenciales para –como les explicaron– evitar que imágenes no autorizadas saltaran a los medios y redes sociales.

Cuba se preparó de antemano para la crisis en Venezuela

•diciembre 21, 2015 • 1 Comentario

 

Maduro

Numerosos analistas aseguran que el pasado 6 de Diciembre, las elecciones en Venezuela, además de dar una importante victoria a la oposición venezolana sobre la alianza bolivariana liderada por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); también promete una cercana crisis energética en Cuba.

No creo, es cierto que tras años de mala gestión el chavismo no consiguió reunificar la división del país, irrespetó la dignidad de su pueblo y, en pago, recibió lo que tocaba, un Voto Castigo, que como en el cuento de Cenicienta, transformó un simbólico carruaje en espantosa calabaza.

Los resultados sí revirtieron el orden de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) venezolana, y sin dudas, asestaron un duro golpe a la izquierda latinoamericana; pero se me hace apurado e incluso impulsivo, por no decir arriesgado, asegurar que este importante suceso podría desatar en nuestro país una crisis económico-social similar a la sufrida durante los tiempos duros del Período Especial.

La verdad, siento sobrado respeto por los expertos que analizan el tema cubano, sobre todo por los que no hacen bastión en posiciones partidistas; pero asegurar que el gobierno de la isla no se preparó para el atolladero que ya se veía venir desde el instante en que se dió a conocer la enfermedad del ex comandante Hugo Chávez, es como subestimar el carácter probadamente previsor de los gobernantes cubanos, o negar que el desempeño económico de la isla – segun datos publicados – aunque aún no se aprecian los resultados en la población, revela cierto crecimiento que no depende del crudo venezolano.

Suficientes, con la intensidad de un típico aguacero de Mayo, fueron los informes que salieron de Caracas y cayeron sobre las oficinas de los especialistas de la inteligencia cubana. La Habana conoció, antes que todos, las enormes dificultades que no podía enfrentar la oficialidad venezolana; manejó con pericia, las continuas y crecientes contradicciones entre Nicolás Maduro y su siamés Diosdado Cabello; y analizó, hasta el mínimo detalle, todos los pro y contra del suministro de petróleo.

La cuenta es sencilla. La oposición venezolana, incluso en el hipotético caso de haber ganado el 100 % de las 167 bancas de la Asamblea Nacional, tendría que pensar muy bien la promesa de cortar la entrega de combustible a Cuba porque sabe que, en realidad, no se trata de un regalo, sino de un esquema de intercambio bilateral entre ambos países, a través del cuál Venezuela suministra petróleo; y Cuba exporta a Venezuela miles de profesionales en diferentes programas sociales, donde predomina el asunto salud.

El gobierno de Cuba, desde que cayó el campo socialista, nunca más puso todos los huevos en una misma canasta. Ahora maneja un plan B, C, D, y hasta el E (de Estados Unidos); y sabe que, sin tener una mejor solución (ni más barata) para enfrentar los problemas de salud, y con los precios actuales del crudo, que no supera los 40 dólares, la oposición venezolana no puede, o puede pero no debe, retirar, por una decisión de impacto ideológico, renunciar a los cientos de médicos cubanos que benefician a millares de familias pobres en Venezuela.

Por el contrario, dejar el canje tal como está, e incluso mejorarlo, no solamente sería mantener una importante inversión social, también es comprometer el sufragio de un sector estratégico y valioso. Existe hace chorros de años; y se llama política.

 

Texto original en: La Habana conoció, antes que todos, las enormes dificultades que no podía enfrentar la oficialidad venezolana

Cambiar todo para que no cambie nada en la fuerzas armadas de Cuba

•diciembre 14, 2015 • Dejar un comentario

FAR

Para el gobierno cubano, Diciembre es un mes de efemérides. Y aunque por inspiración propia y prescripción facultativa, atropella el derecho de los ciudadanos a manifestarse el Día de los Derechos Humanos, valga la reiteración; sí permite festejar el aniversario del Desembarco del Granma, el cumpleaños de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), el jubileo de la Batalla de Ideas, el santo de Alegría de Pío y magnificar que desde 1997, tras un histórico paso de calculada ambiguedad, también permite celebrar Nochebuena y Navidad.

Raro, cruel, y casi usual, porque lo que vale es fiestar y porque, como decía mi abuela, a quien no le hizo falta estudiar para adquirir sabiduría, “Todos los creyentes creen que su religión es mejor que la que práctica el vecino”.

Sin embargo, en este momento, cuando dejó de existir la fantasmagórica amenaza de la invasión imperialista, cuando perdió toda eficacia la fábula que describe la presencia subversiva del poderoso enemigo del norte, cuando parecen perpetuarse las reformas de Raúl, y cuando ya no debemos decir que Cuba es una dictadura sino una “autoridad” que, por cierto, continua cometiendo ignominiosos excesos inspirado en la “Razón de Estado”; los ideólogos cubanos deberían abandonar la “poesía del 59” y trabajar seriamente en realizar un maquillaje institucional que permita cristalizar, no digo transparentar, la visión de Cuba al mundo.

Me refiero, obviamente a un barniz psicopolítico. Por ejemplo, la unión de tropas militares podría cambiar el nombre para modificar la fachada, va y con eso los nuevos reclutas del Servicio Militar, salgan un tín más complacido de lo que entran.

“Cambiar todo para que no cambie nada”; célebre paradoja de la novela El Gatopardo, del escritor italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa, es la argucia de los gobernantes cubanos. Lo que un día se llamó Ejército Rebelde, después Ministerio de Defensa, y más tarde MINFAR; ahora podría llamarse PATRIGAL, un vocablo más cercano a la realidad empresarial actual, que es la fusión de “Patrimonio”, “Nacional” que dirige un “General”.

Igualmente podría rediseñarse el uniforme y los grados de soldados y oficiales, que todavía pertenecen a la fallecida estructura del inexistente Pacto de Varsovia. Salir de la incómoda, espantosa, y cuasi indigna, calurosa vestimenta verdeolivo; y ajustar una más simbólica, autóctona y fresca, similar a la que otrora llevaron los mambises durante la gesta libertaria. Lo difícil está en igualar al insigne, culto y reconocido estratega camagueyano, Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz; con el General de Brigada Lázaro Pichs Sobrino, Jefe de Dirección del Ministerio de las FAR, sin adjetivos que lo distingan, y conocer que la única guerra que ha visto, es Fast and Furious (Part II), en pantalla chica.

Y no sugiero el mono Adidas como uniforme nacional, porque se ha convertido en el atuendo preferido del ex líder, y eso puede ser una complicación. Además del reciente escándalo de corrupción, de proporciones volcánicas, que tuvo lugar entre un representante de la famosa firma teutona con inescrupulosos directivos de la Industria Deportiva en Cuba.

Por último, pero solo con el noble afán de acaparar simpatía, como medida adicional, deberían transformar las barracas militares en moteles, tal como un día hicieron con la posada de 222, para convertirla en la guarnición que hoy custodia la casa del señor Presidente.

En fin, como dice el proverbio chino, de la China, “LAS GRANDES ALMAS TIENEN VOLUNTADES”.

Texto original: Lo que un día se llamó Ejército Rebelde…..

 

Radio en mi blog. 1800 Online con la poetiza cubana Olga Navarro

•diciembre 10, 2015 • Dejar un comentario

Olga Navarro

Porque el esfuerzo y la virtud deben tener recompensa, 1800 Online quiere rendir homanaje a la poetisa cubana en el día de su cumpleaños. Felicidades a Olga Navarro Tauller, gloria de la cultura nacional.

Escúchelo aquí: Homanaje a la poetisa cubana Olga Navarro

Radio en mi blog. 1800 Online con Juan Miguel Más.

•diciembre 9, 2015 • Dejar un comentario

Danza Voluminosa 2

Danza Voluminosa es un admirable proyecto que surge en el año 1996; un espacio donde las personas obesas pueden realizarse como bailarínes. Con su coreógrafo, productor, diseñador de vestuario y director, Juan Miguel Más, conversamos en 1800 Online.

Danza Voluminosa 3

Según Juan Miguel Más, director del proyecto Danza Voluminosa, “se hace necesario que todos aprendamos a vivir en nuestros cuerpos”.

Escúchelo aquí: Danza Voluminosa

Decisión de Raúl Castro complica el escenario legal cubano

•diciembre 7, 2015 • Dejar un comentario

En una de sus conocidas rabietas, y con el objetivo de proteger su desvergüenza, el general Rául Castro ordenó revisar todos los expedientes y a los nuevos propietarios de las casas adquiridas en compra-venta, de su entorno habitacional.

La Dirección de Seguridad Personal, puso manos a la obra, intervino la Fiscalía y decomisaron 20 casas. La misma cadena de mando cerró, además, dos restaurantes privados que arrendaban majestuosos locales a la empresa estatal Palco, a razón de 3.000 CUC mensuales.

Por cierto, y es chisme, porque no sé si es verdad, en La Habana se cuenta que en uno de estos restaurantes cerrados, ubicado aproximadamente en 5ta. Avenida y 68, Alex Castro, el hijo fotógrafo de Fidel, tenía intereses comerciales, y fue quien buscó los permisos.

Pero eso, como dije, no está confirmado. La realidad es que la acción de la Fiscalía produjo una tormenta local que ahora quieren silenciar y, para calmar la presión, un enviado especial de Samuel Rodiles, general de división que hoy preside el Instituto de Planificación Física, y Alberto Miguel Gómez, director de Bufetes Colectivos de La Habana, designaron a una abogada para defender el caso.

Se le pidió una defensa para –como muchos dicen– tapar la letra; pero la reconocida letrada de hermosas piernas, nombre angeligal y pantalones bien puestos, aceptó el caso alegando:

“Esto es un anti-proceso que no compete a la Fiscalía, es algo administrativo, civil, no hay ilegalidad ni delito. Lo que se está haciendo es injusto; hoy existe una ley de la vivienda que permite la compra-venta de casas y propiedades. Si el dueño es Juaniquito Pérez, que es ciudadano cubano o extranjero residente permanente, y el título de propiedad ratifica que el propietario es Juaniquito, no hay irregularidad, ¿Cuál es el problema?”.

El proceso, se avizora, largo y complicado. La Fiscalía asegura que los dueños reales no son cubanos; que en las escrituras de las viviendas figuran naturales cubanos testaferros de italianos, rusos, chinos o españoles.

Pero la joven y experimentada jurista sostiene que la confiscación no da lugar, adelanta que exigirá devolución de propiedades más una compensación a los afectados; además, repite con disimulada ironía “si a Raúl Castro no le gustan los nuevos vecinos; que se mude o cambie la ley”.

El tema puede tener consecuencias. Dos leyes de Reforma Urbana en 1960, y dos Leyes Generales de la Vivienda (1984 y 1988), junto a una infinidad de resoluciones, circulares y normas de menor rango, rigieron por mucho tiempo la “antipolítica” inmobiliaria cubana hasta que en el año 2011, el Decreto Ley número 288/2011 marcó un cambio radical, al derogar las principales limitaciones en materia del derecho a la propiedad personal (por favor, no confundir propiedad privada con propiedad personal).

Aunque un cambio siempre es bien recibido, en relación a la legislación, Cuba continúa teniendo un derecho civil atrofiado; una colosal ausencia de concordancia entre realidad registral y catastro; unas zonas declaradas especiales o de alta significación por “Seguridad Nacional” que sólo responden a la cercanía de lugares frecuentes, ya sean casas o rutas de Fidel y Raúl; y un Registro de la Propiedad completamente separado de la realidad que sí, ha sido algo transformado, pero no para cumplir sus funciones sino para complacer las exigencias del Gobierno en su manipulado afán de ofrecer una visión positiva ante la inversión extranjera.

En este caso, los nuevos inversionistas cubanos perdieron seguridad y credibilidad en el sistema. Compraron o arrendaron de acuerdo a la ley y hoy están al punto del desahucio. Las viviendas confiscadas, todas, fueron debidamente registradas. El acto de compra-venta fue legal y se pagaron, como corresponde, los impuestos de cada venta. Formalmente fueron negocios jurídicos que se hicieron respetando las nuevas reglas impuestas por el Estado. ¿Dónde está la ilegalidad?

Como repetía hasta el cansancio mi insoportable profesor de Derecho Procesal: “El peor de los escenarios se da cuando la ley existe, pero no ampara“.

Texto original en:Decomisaron 20 casas y un par de restaurantes privados

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 80 seguidores