Cuba separa el poder y estrena parlamento y Capitolio para el 2018

•marzo 10, 2015 • Dejar un comentario

Capitolio

Como ya ha sido anunciado, en abril del próximo año se celebrará el VII Congreso del Partido Comunista de Cuba. Desde el momento del anuncio hasta el primer cuatrimestre de ese año, se realizarán asambleas municipales y provinciales, la preparación de cuadros, de militantes, y la aprobación de documentos que aún no han sido revelados.

También se dio a conocer una nueva Ley Electoral que, con algunas novedades en la actual normativa vigente desde 1992, deja la puerta entreabierta para una próxima reforma constitucional.

El Gobierno cubano ha dado sobradas muestras de no actuar con transparencia, mucho menos de improvisar, por el contrario, sigue a pie juntillas un elaborado guión donde ocultar información a los ciudadanos es vital.

Y para que no nos sorprenda el “cómo”, el “cuándo” y el “por qué”, cabría preguntar, entonces: ¿Estará el Gobierno cubano preparando terreno para llevar adelante una remodelación de su propio modelo político?

Según ya se ha publicado, la nueva Ley Electoral reglamentará las elecciones del 2017, año en que curiosamente serán elegidos los hombres y mujeres que gobernarán la isla a partir de febrero del 2018, pero también vencerá el plazo de los polémicos 10 años que –como propuso el propio general Raúl Castro– le sacará de la Presidencia de Cuba.

Me inclino a pensar que en cualquier calle del mundo se puede hacer proselitismo, llamar la atención, buscar financiamiento, organizar marchas y más; pero la verdadera oposición política solo se hace en el parlamento. Por ello busco atrapar la atención de quienes ahora podrán demostrar si en realidad merecen el título “líderes de la oposición” porque –como también he escuchado– esta nueva legislación extenderá a todo el país el discreto experimento que desde hace algún tiempo se aplica en las occidentales provincias de Mayabeque y Artemisa, donde se prueba (con cierto éxito) un nuevo modelo de funcionamiento en el que se encuentran separadas las direcciones del partido y los gobiernos locales.

La Ley Electoral vigente regula el procedimiento para la elección de diputados, la selección de los miembros y del Presidente del Consejo de Estado que, además, es el Jefe de Estado y de Gobierno de la República de Cuba. ¿Por qué restarle poderes al próximo presidente? Porque los militares no quieren que suceda en La Habana lo que sucedió en Moscú con Mijail Gorbachov.

Por supuesto, descarto la opción del pluripartidismo en Cuba; pero aceptemos que este paso podría dinamitar el monopolio de poder que desde hace más de medio siglo ejerce el Partido Comunista, y facilitaría la elección de ciudadanos (no partidistas) al rango de diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular cubana.

Claro, cabe señalar que el parlamento cubano, con sus 612 integrantes, es el mayor legislativo del hemisferio en que vivimos. Y es ridículo, y hasta risible, que un país con algo más de 11 millones de habitantes, mantenga una población parlamentaria que supera el número de integrantes de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. La nueva Ley Electoral reducirá el número de parlamentarios porque es lógico, y porque como dice la canción del Gran Combo de Puerto Rico, “No hay cama p’a tanta gente”. Los 612 diputados actuales no caben, ni soñando en el nuevo hemiciclo que próximamente dará espacio a la sede de la Asamblea en el Capitolio Nacional.

Manual para comerciar con empresas cubanas

•febrero 23, 2015 • Dejar un comentario

Clases

La marihuana relaja, la cocaína alborota y el consumo de anfetaminas atiza la concentración; pero de todas las drogas, querer negociar con Cuba es un suceso que provoca enajenación.

El efecto quedó evidenciado cuando hace unos días, un grupo de comerciantes estadounidenses expresó disposición de hacer negocios con la sociedad civil cubana.

Sin dudas, el fenómeno Cuba es un estimulante magnético y la muestra es que ellos, los negociantes, y sus abogados, aún cuando se autocalifican como especialistas en temas cubanos, desconocen que en la mayor de Las Antillas un empresario extranjero sólo puede comerciar con las empresas estatales que, dicho sea de paso, son las únicas que tienen licencia de importación.

Para hacer negocios en Cuba, primero deben tener muy claro que la actividad mercantil en la isla responde únicamente a la decisión política del Gobierno, y al presupuesto del Estado, que en tal orden, el primero decide qué empresario hace negocios; y el segundo determina a cuál empresa se le paga.

La estructura comercial cubana está jerarquizada y, hasta cierto punto, disciplinada; pero el sistema es corrupto. Por ello, hay empresarios que ganan más dinero en Cuba que en ningún otro lugar del mundo. Pero no haciendo negocios sino comprando papel.

Me explico: La Carta de Crédito confirmada es una herramienta bancaria que se rige de acuerdo a normas internacionales, donde el ordenante es quien compra la mercadería e indica al banco, previa confirmación de los fondos, que realice el pago de acuerdo a ciertas cláusulas; y la entidad bancaria que la avala asume las obligaciones a partir de recibir cierta documentación como la factura de compra, certificados aduaneros, etc.

Después del corralito financiero a que fueron sometidas en el año 2009, ninguna de las empresas radicadas en el país acepta pagos en CUC. Desde entonces, y por resolución política, se paga únicamente con Carta de Crédito confirmada por bancos de primera línea (Royal Bank, Republik Bank, etc.) a ciertas y determinadas compañías extranjeras. A las demás se les paga con Cartas de Crédito sin confirmar, pagaderas de 120 a 360 días y respaldadas por el Banco Central de Cuba, por el Banco Financiero Internacional cubano o por bancos offshores ubicados en paraísos fiscales.

Negociar con los bancos cubanos es obra del nunca acabar. El negocio de quienes deciden correr riesgo y ganar más del 50% es comprar esta suerte de deuda estampada en papel y apoyada, repito, por bancos offshores ubicados en paraísos fiscales.

Ningún banco del mundo paga más de un pequeño porcentaje de interés anual. Comprar Cartas de Crédito en Cuba es un negocio lucrativo. El peligro es que, como el documento es “sin confirmar”, al vencer el tiempo requerido (los 120 o 360 días) el banco cubano no paga porque o bien no ha recibido la orden gubernamental o porque el presupuesto estatal carece de fluidez financiera. En tal caso, se renegocia el documento y todo es cuestión de esperar, o mejor dicho, de esperar a tener contacto con un político importante y/o con un funcionario bancario que, después de recibir el 5% de la transacción, como soborno, autorice el pago final del monto total adeudado.

Hacer negocios con Cuba es toda una proeza y una verdadera aventura; y, si me lo permite, le sugiero que antes de comenzar, se informe.

Empresarios cubanos exiliados van a La Habana por su caballo

•febrero 18, 2015 • 1 Comentario

Caballo

El caballo, como el idioma y la guitarra, llegó a Cuba vía España y hoy todos ellos forman parte de la cultura nacional. Es imposible olvidar el papel de este animal en la literatura cubana, la música y la economía. Es injusto hablar de historia sin mencionar más de una vez a la caballería mambisa.

Sin embargo, también la Revolución marcó un antes y un después en el desarrollo de la masa equina. Poco después de 1959, Insidioso (el caballo blanco de Fidel), Azabache (el caballo negro del mismo dueño) y otros bellos ejemplares, independientemente de su color, fueron enviados a la recría de Managua, ubicada en la periferia habanera, al costado de la homónima base de tanques, porque sobre sus lomos guardaron el simbólico sudor de las nalgas de sus dueños y, por lo tanto, tenían que ser protegidos con el rigor con que se guarda el patrimonio nacional.

Pero, como ya sabemos, el patrimonio sufrió. Insidioso murió de un infarto y Azabache (por hermoso o por negro) consiguió estampar su imagen en una fotografía que, como mayordomo de entrada, brinda la bienvenida a generales y turistas que visitan la mencionada recría.

Fue, entonces, cuando el jefe histórico, estético e histérico de la revolución, entristecido por la pérdida de su corcel, ordenó importar 12 diferentes razas de caballos para seleccionar a su Bucéfalo, fomentar la reproducción equina, exportarla al más allá, como animal o como semen, y cruzarlo con las criollas.

Resultado: La masa equina ascendió y hoy cuenta con más de 300.000 ejemplares repartidos en varias fincas, las más, administradas por la empresa estatal Flora y Fauna (dirigida por el comandante de la revolución Guillermo García Frías), y las menos, por hacendados cubanos como el caso de la finca El Alcázar, ubicada en Contramaestre, Santiago de Cuba, propiedad de la señora María Antonia Puyol Bravo (La Doña).

La masa caballar de exportación se encuentra distribuida de la siguiente manera. En El Alcázar, los pura sangre españoles; en Escaleras de Jaruco (provincia de Mayabeque) también pura sangre españoles; en la finca Belén (de Camagüey), Morgan, raza americana; en Rancho San Vicente (a 20 kilómetros al sur de la ciudad de Camagüey), los pura sangre árabes; en Guatabita (Matanzas) los pinto criollos; en Escambray (el Escambray), los appaloosas; y en Rancho Azucarero (Artemisa), los de salto y paso fino, importados desde Holanda en el año 2005, son subastados en el Club Ecuestre del picadero del parque Lenin durante el Remate Élite Habana que cada año tiene lugar en la capital de los cubanos.

Algunos hablan de una ruta de dinero turbio escondido detrás de esta subasta, pero no lo han podido probar, mucho menos auditar. El problema de Cuba no es la corrupción, sino la impunidad de ciertos corruptos y, como es normal, hasta ese nivel no llega el alfiler justiciero de la contralora nacional.

Lo cierto es que cada enero asisten más extranjeros a la cita que, este año, también atrajo la presencia de empresarios cubanos exiliados, mucho más interesados en mostrar su modo de vida que su estrenada pasión caballista.

No soy quién para juzgar, entiendo que –como decía mi abuela– “las crisis son buenos momentos para grandes oportunidades”, y estos compatriotas viajaron a Cuba para defender, de esa forma, el derecho de cada cubano a tener su propio caballo.

Cuentapropistas exitosos, un grupo a tener en cuenta.

•febrero 10, 2015 • Dejar un comentario

paladares

Observar con frialdad y despojarnos de todo partidismo es la mejor forma de entender que la decisión tomada por el ejecutivo estadounidense de restablecer relaciones con Cuba es acogida con beneplécito por todo un sector cubano que, después de sufrir la furia de lo que parecía ser un infinito enfrentamiento, confía en un paso que, sin dudas, repercutirá de manera positiva en el actual modo de vida.

Está claro que Estado Unidos, además de ejecutar una jugada geopolítica magistral pues con este acercamiento aisló a Rusia y a China de América Latina usando como palanca la indiscutible influencia de Cuba en la región, persigue también convertir la isla en una suerte de vecino estable, capaz de garantizar el control sobre su emigración ilegal y constreñir el anidar en nuestra isla de grupos terroristas y el crimen internacional. Aceptemos sin ingenuidad que esto último sólo se logra trabajando de conjunto con militares y/o gobernantes cubanos, dictatoriales o no.

¿Me gusta? Claro que no, conozco a todos los altos dirigentes cubanos, sé que están estructurados para aplastar sin remordimiento a todo aquel que se ponga del lado contrario al de ellos; son delincuentes, y son dictadores. Pero nuestra oposición no tiene nada que ofrecer pues, además de luchar por el poder usando la receta ideal para caer en el desastre, parece desconocer que la solución de los problemas sociales se encuentra en la política real y no en el marketing internacional. Ni la ñoñería victimaria ni la sabiduría arrogante posee atractivo. Por ello sus acciones carecen de efecto movilizador.

A ninguno de nuestros opositores, por ejemplo (utilizando la tan repetida campaña que lleva el general Rául Castro en contra de la corrupción), le he escuchado hablar sobre impulsar un proyecto de ley de transparencia” en el que cada uno de los miembros del Gobierno y el Estado cubano se vea obligado a crear una vía directa online a la que todos, en cualquier momento, nos podamos asomar para saber cuánto ganan, cuánto tienen y en qué gastan el presupuesto nacional.

No obstante, los debemos apoyar y me parece significativo que el debate de Cuba llegara a Washington y que a él fueran invitados miembros de la oposición cubana. Desde mi punto de vista, esa invitación significa un verdadero empujón y una sombrilla protectora para esas voces valientes que dentro de Cuba dejan su vida en las calles. Pero si lo que persigue el Gobierno de Estados Unidos es “Entender el impacto de los cambios en la política para los Derechos Humanos y la democracia en Cuba”, entonces, además de a disidentes y opositores, también debían invitar a alguna de esas personas que, aunque no le hemos aplicado el merecido título de líderes, es la verdadera vanguardia, la que inspira y anhela la juventud cubana y nuestra sociedad civil.

Me refiero, obviamente, a esos nuevos y exitosos emprendedores (detesto usar la palabra “cuentapropistas“) cubanos que emergen dentro de la isla y canalizan el descontento social creando una zona de confort visual y atractiva al todavía reducido pero creciente sector que sueña emigrar hacia ella. No escuchar a este grupo social que cada día se hace más potente, más influyente y que aplaude el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos porque quiere beneficiarse de él, es como desear que los negros nubarrones de hoy continúen formando parte del eternamente empobrecido paisaje nacional.

Irresponsabilidad cubana por falta de medicinas en Venezuela

•febrero 2, 2015 • 1 Comentario

medicinas Vene

La crisis de medicamentos que se prevé en Venezuela es una tormenta que asusta incluso antes de comenzar. No solo debido a que los inventarios del Ministerio del Poder Popular para la Salud de Venezuela, organismo gubernamental de jurisdicción nacional, están prácticamente agotados; también porque algunas de las medicinas que maneja la misión médica cubana entran a ese país sin pasar el lógico rigor, el que corresponde, de un registro sanitario.

Repugna leer cómo a los problemas de un país se les hace frente con planteamientos mesiánicos y da asco escuchar cómo algunos de los altos funcionarios de la salud venezolana justifican la mala gestión asegurando que la escasez de medicinas se debe a que los laboratorios tomaron vacaciones, a que las cadenas de distribución fueron alteradas por una “guerra económica”, y que como resultado de la propaganda “enemiga”, las alarmas se alteraron e hicieron que la población saliera a comprar en 15 días lo que se vende en 2 meses.

Los Gobiernos de Cuba y Venezuela hace tiempo traspasaron la línea del respeto a la dignidad humana y, por ello, aunque no soy dado a las cifras en los escritos, copio parte del informe emitido por el Grupo de Análisis de Medicamentos de la misión médica cubana en Venezuela, y recibido vía email en el Ministerio de Salud Pública de Cuba.

En el mencionado dossier se evidencia una incuestionable irresponsabilidad culposa que cruza la línea penal, y un déficit de medicamentos que la empresa BIOFARMACUBA no ha conseguido y no conseguirá entregar en los plazos acordados para cumplimentar el plan del año que recién comienza.

Según el informe, son un montón los medicamentos en falta para el Plan 2015 que BIOCUBAFARMA no podrá proporcionar, aquí apunto algunos de ellos:

1. Ampicillin 125 mg/5 ml p/susp x 60 ml: Sin cobertura en almacenes.

2. Anestesia suave (tipo cartucho 1.8 cc: Sin cobertura. Pendiente. (Servicio estomatológico).

3. Atropina 0.5 mg amp x 1 ml: Sin solución por ser producto controlado y sin Registro Sanitario en Venezuela. (CDI, CIRUGÍA).

4. Atenolol 0.5 mg amp: Existencias en servicios. Pendiente de llegada a Cuba del producto terminado importado.

5. Carbamazepina 200 mg x 90 tab: Sin solución por ser producto controlado e importado sin registro sanitario en Venezuela. (CONSULTORIO MÉDICO POPULAR).

6. Cefalexina 500 mg x 10 cap: Pendiente de producción.

7. Ciprofloxacino 200 mg/100 ml BBO: Pendiente de salida. (USO EN CDI DE FORMA GENERAL).

8. Clorhidrato de tramadol 100 mg amp: Pendiente permiso de importación.

9. Clorpromazina 25 mg amp x 1 ml: Sin solución por ser producto controlado e importado sin registro sanitario en Venezuela.

10. Diclofenaco sódico 1 mg/ml col x 5 ml (Voltarén): Sin solución, inventario vencido. (CENTROS OFTALMOLÓGICOS).

11. Digoxina 0.25 mg x 20 tab: Sin cobertura. Pendiente de extracción del puerto.

12. Elitrol 1 x 5 ml fco: Sin cobertura. Pendiente de llegada a Cuba del producto terminado importado.

13. Ergometrina 0.2 mg x 1 ml: sin solución por ser controlado e importado sin registro sanitario en Venezuela

14. Glibenclamida 5 mg x 10 tab: Sin cobertura en almacenes.

15. Hidralazina 20 mg amp x 1 ml: Sin cobertura en almacenes.

16. Hidrocortisona 100 mg bbo: Sin cobertura en almacenes.

17. Insulina Atrapic 100 u bbo x 10 ml. Sin cobertura.

18. Insulina Humana 100 NPH bbo x 10 ml: Sin cobertura.

19. Isoprenalina 0.2 mg amp: Sin cobertura. Pendiente de extracción del puerto (Centros de alta tecnología-CAT).

20. Meropenen 1G BBO: 22 semanas en falta. (TERAPIA Y HOSPITALIZACIÓN).

21. Salicurea-Test 50 det x 100 ml. (Reactivo clínico).

22. Sonda uretrovesical No 18 y 20: Sin cobertura.

23. Suero de Coombs: Sin cobertura.

24. Tubos P/Complejo Hematológico Pentra bolsa x 400: Se distribuyó una parte de lo recibido debido al vencimiento con que vinieron.

25. Tiamina 100 mg bbo: Sin solución inmediata por problemas tecnológicos. (CDI).

26. Timolol 0.25% colirio: 20 semanas en falta. Reportado por 12 estados. Afectado por material de envase.

27. Tiopental 500 mg bbo: 6 semanas en falta. Afectado por Materia Prima.

28. Vitamina A y D2 gotas x 15 ml: Sin solución, inventario vencido. (CONSULTORIO MÉDICO POPULAR).

29. Vitamina C gotas fco x 15 ml: Sin solución, inventario vencido. (CONSULTORIO MÉDICO POPULAR).

Suficiente para no aburrir y demostrar que –como repetía mi abuela que no tenía buena vista pero sabía mirar– es mucho más fácil coger a un mentiroso, que a un cojo.

Reflexiones del “compañero Juan Juan

•enero 20, 2015 • 1 Comentario

base naval

Como versa la rutina, las visitas van y vienen; es lo normal y forma parte del proceso de restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. También en ese intercambio, y un día no muy lejano, el Gobierno americano entregará a su homólogo cubano el territorio ocupado por la Base Naval de Guantánamo. Y, en franca reciprocidad, el Gobierno de la isla aceptará que finalmente el águila imperial regrese a su nido original en la cima de las dos columnas que junto a cañones, figuras humanas y cadenas, componen el monumento a las víctimas de la explosión del Maine.

Ambos hechos se darán, es lo que toca, y no estoy fantaseando escenarios para incentivar un debate.

El tiempo nos ha demostrado que, aunque el entorno económico actual continúa siendo desafiante pues existe la probabilidad de que haya sorpresas negativas, en cuanto a estructura política, el Caribe ha sido, y es, una de las zonas más estables del planeta. De manera que mantener una instalación militar de tamaña envergadura en el corazón de un lugar donde no existen conflictos internacionales, ni de baja intensidad, representa un gasto excesivo de tiempo y un importante derroche de dinero.

La Base Naval de Guantánamo se estableció en 1898, cuando Estados Unidos ocupó militarmente la isla tras derrotar a España en lo que muchos conocemos como la Guerra hispano-cubana-americana. Luego, con la firma del primer presidente de la República de Cuba, Don Tomás Estrada Palma, el 23 de febrero de 1903, obtuvo esa condición de arrendamiento perpetuo de la que tanto hemos tertuliado. Surgió como una anomalía histórica y, hoy, carece de todo sentido. Ni militar, ni estratégico, ni regional.

Maine

Por su parte, el monumento al Maine fue construido en 1926 y, en 1961, el hombre que “reflexionaba” ordenó sacar del pedestal el águila imperial porque con su figura empañaba el nuevo marketing visual del Gobierno revolucionario. Pero, dada la actual circunstancia, y la indefinida ausencia del inaguantable “reflexionador”, el águila no es más que la pieza que le falta al complejo escultórico del que me arriesgaría a asegurar que, debido a esa extraña cultura del rechazo que padecemos los isleños por todo lo que cotidianamente nos rodea, de los dos millones de cubanos que viven hoy en La Habana, ni cien de ellos se han molestado en leer la tarja al pie del monumento.

Bienvenida sea la entrega del territorio ocupado por la base naval en el oriental municipio de Caimanera, también el regreso de la imagen del ave rapaz a su entorno maleconero.

Ambos acontecimientos serán históricos; pero de nada vale. Pues nada de eso presiona el principio de la democracia para un país que pide cambios y transformación, desde el interior de una tempestad escondida bajo un mar en aparente calma.

Lo decía aquel virtuoso, cubano, conocido por ser el rey de las tumbas (tumbadoras) y por la gracia personal que le ponía al chiste: “Las agendas de gobiernos se divorcian del solar; la política se hace en la calle, lo demás es reaccionar con la misma ingenuidad de una madre primeriza”.

El funeral más ensayado de Cuba

•enero 13, 2015 • 1 Comentario

segundo frenteTanto apego y desapego al ” Patria o Muerte, Venceremos” ha terminado creando una cierta inclinación al ficticio patriotismo y al espíritu funerario. Así quedó demostrado en la recién concluida semana, cuando volvió a la palestra el proliferado rumor de otra muerte, una más, del ex gobernante cubano.

Ante este nuevo fallecimiento, la etiqueta “Fidel Castro murió” se desmarcó de entre los temas tendencias de todas las redes sociales, desatando una suerte de hipnosis, de carrusel de emociones, frente a una apocalipsis de zombies anhelantes de convertir la invención en información.

No es la primera vez, tampoco la última, que el ex político cubano se hace centro de iguales murmuraciones. Por eso me resulta raro el tremendismo de muchos; la misma exagerada expresión de cuando llegué a los 25 y me tuve que enfrentar a mi infantilidad y mi alopecia. Parece que, en lugar de querer olvidar, necesitan mantener vigente aquella antigua omnipresencia que a fuerza de edad y enfermedad se vio obligada a desaparecer.

Algún día morirá, como todos los humanos. Pero dudo que ese día, Alejandro Castro Espín, uno de sus sobrinos y el hombre más poderoso de Cuba, ande de paseo por Grecia como sucedió esta vez. La verdad, eso era mucho menos probable que ganar la lotería.

Como dicta el protocolo, el anuncio del deceso no se hará citando a los corresponsales de prensa a una conferencia en el Centro Internacional de Prensa (CIP), sino mediante un comunicado oficial emitido por el Consejo de Estado y de Ministros de la República de Cuba. Así, a la hora previamente anunciada, se encadenarán todos los canales de la televisión nacional y la radio. Tal como sucedió la noche del 31 de julio del 2006.

No es necesario aclarar que su funeral ya se ha ensayado (supervisado incluso por el futuro finado), del tema hablé hace un tiempo. Los tiros de salvas de veintiún cañonazos, el discurso fúnebre, la ceremonia luctuosa, la banda al completo con el maestro y sus lictores que, como corresponde unos vestirán de negro y el resto de verde olivo. También la participación popular, los invitados extranjeros y el plan para “salvaguardar la integridad física de la nación y preservar el orden”.

Varios documentos oficiales aseguran que, como Juan Almeida y Raúl Castro, Fidel será sepultado en su comandancia de la Sierra Maestra, allá en La Plata, en las estribaciones del Pico Turquino. Pero eso pudo cambiar porque creo recordar que en una de mis visitas a Birán, la casa natal de los Castro, uno de los guías, señalando a un sitio inexistente, como un vidente en trance de predicción profetizó: “Aquí, junto a los de su madre Lina, reposarán los restos del Comandante en Jefe”.

Con esto quiero decir que Santa Ifigenia no es elección; Fidel Castro, no va a competir con Martí. Y si alguien vio que reparaban el histórico cementerio santiaguero, no será para enterrar a Fidel sino porque este 28 de enero se conmemora el 162 aniversario del nacimiento del Apóstol.

Ahora bien, no tengo bola de cristal y vivimos tiempos especiales; pero también existe la opción no determinada y es que en uno de esos almuerzos familiares de domingo en la Rinconada (casa de Raúl Castro) donde se decide el destino de Cuba, la familia Castro (que representa al Estado, a la Nación y al Gobierno) disponga darle a Fidel un íntimo funeral y discreta sepultura. Ya no es Jefe de Estado, ya no es el Primer Secretario del Partido; entonces, tampoco sería una violación de lo establecido, una muerte callada, y como en las novelas negras cargadas de injusticia, Fidel Castro quedaría como el único muerto que jamás falleció. Borrarían de un plumazo mil programas pregrabados y epitafios redactados. Total, si, como decía mi abuela antes de ponerse a rezar, la realidad siempre supera la fantasía.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 74 seguidores