El muro cubano alrededor de los cambios en 1989

•noviembre 21, 2014 • 1 Comentario
Después de 25 años algunos continúan tumbando su pedazo de muro de Berlin.

Después de 25 años algunos continúan tumbando su pedazo de muro de Berlin.

Del 9 al 10 de noviembre de 1989, Alemania vivió el acontecimiento que hizo girar bruscamente y con suficiente lubricante lo que parecía ser la rueda oxidada de la historia; algo que marcó sin marcha atrás el principio del fin del socialismo europeo: la caída del muro de Berlín.

Tan trascendental suceso no surgió de la nada, no fue obra de la casualidad ni ocurrió de manera espontánea; tuvo antecedentes.

Crecían las manifestaciones en Leipzig, Dresde, Berlín del Este y otras ciudades alemanas reclamando cambios democráticos, el gobierno de la extinta RDA ya no podía responder a las cada vez más frecuentes huidas de sus ciudadanos hacia la RFA y Berlín Occidental.

Buscando quitarle presión a la insostenible situación, el 2 de mayo de ese mismo año, un grupo de soldados húngaros desmantelaron la frontera con Austria, y con ello abrieron la primera puerta al mundo libre, permitiendo a los alemanes escapar hacia occidente a través de Hungría. Pero aquello no funcionó como válvula de alivio, se trocó en boomerang, el descontento coge altura y se ensancha, ya para octubre se otea una revolución y ante pruebas tangibles de inicio de éxodo masivo y proliferación de revueltas sociales, la mañana del 7 de noviembre, el consejo de ministros se vio obligado a renunciar; un par de días después, la frontera que separaba ambas Alemanias, y los dos Berlín, quedaron sin razón de ser, ni de estar.

El hecho y todo lo que sucedió posteriormente se convirtió en historia, porque aquella unidad alemana también tuvo consecuencias, en el empleo, los subsidios y la edad de jubilación.

Algún día cuando se abran los archivos, porque eso sucederá, podremos profundizar y analizar en su justa dimensión, cuáles fueron las causas reales del por qué los truenos del fracaso comunista no crearon un tsunami en La Habana. Lo cierto es que en aquel momento no paraban de reunirse los dirigentes cubanos. Como nunca antes, se subordinó el Estado y el Gobierno a las instancias del Partido.

Por órdenes de Fidel Castro, sin protestar, ni opción a preguntar, se fragmentó en “menudos pedazos” a una sociedad que ya venía dividida, se ejecutaron estrategias de propaganda para neutralizar la opinión que llegaba desde el otro lado y la que salía de Cuba; se establecieron límites y alertas a la expresión; los organismos del Estado acomodaron el dinero en una especie de papel pasivo; se aumentó la represión; y el fantasmas de la soledad, de la guerra y el estoicismo se convirtieron en el alimento para poder justificar la involución del desarrollo económico nacional con el fin de atraer el dinero y la misericordia de los cubanos de ultramar que, como era sensato esperar, corrieron a prestar auxilio a familiares y amigos residentes en la isla.

Era prácticamente imposible pensar que en algún momento ocurriría un estallido social de magnitud porque existió ayuda familiar, y porque la economía sumergida hizo que muchos cubanos se adecuaran a las circuntancias.

El Gobierno cambió sensatez por astucia y hoy que han pasado 25 largos años de aquel suceso, la dictadura cubana continúa estando ahí. ¿No creen ustedes que ya es hora de redireccionar nuestra estrategia?

Machado Ventura es quien otorga luz verde para hablar en Cuba del ébola

•noviembre 13, 2014 • Dejar un comentario
José Ramón Machado Ventura (c), ministro de Salud Pública; Roberto Morales (i), y Rodrigo Marmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (d).

José Ramón Machado Ventura (c), ministro de Salud Pública; Roberto Morales (i), y Rodrigo Marmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (d).

Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta el 29 de octubre, de un total de 13.567 contagiados por ébola, habían fallecido 4.951 personas en ocho países.

La reacción tardía de las autoridades locales y los desplazamientos humanos por la zona, facilitaron la propagación de este brote que crece. Debemos actuar de conjunto, la enfermedad se ha convertido en un riesgo sin contención que podemos controlar.

Me parece responsable que representantes de varios países se reúnan en Londres, Madrid o Kuala Lumpur, para diseñar medidas contra la expansión del virus. Pero hubo quien se molestó y hasta le resultó preocupante que 32 expertos internacionales se dieran cita en La Habana, convocatoria sin precedentes, y que a dicha conferencia asistiera el señor Nelson Arboleda, director del Centro de Prevención y Control de Enfermedades para Centroamérica, como enviado de Estados Unidos.

Nada extraño. Cuba y Estados Unidos, pese a su inveterado diferendo, mantienen protocolos de coordinación en diferentes espacios comunes, en temas de bilateral importancia que, como la migración y la lucha contra el uso indebido y el tráfico de drogas ilegales, manejan con puntillosa avenencia.

Es cierto que el discurso de Arboleda “Estamos dispuestos a cooperar con todos los actores que están trabajando en la región para asegurar que tengamos una respuesta eficiente a nivel mundial contra el virus”, sonó bastante parecido al que pronunció el general Raúl Castro durante la recién concluida Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), también celebrada en La Habana; pero esta lógica  coincidencia dada por la simplificación de ideas, salvando el claro detalle de que el gobernante cubano sobrepasa por 23 años el límite para la edad de jubilación laboral, no evidencia ningún acercamiento entre ambos gobiernos.

También fueron semejantes los discursos pronunciados por Yaser Arafat e Isaac Rabin cuando, en 1994, recibieron en España el Premio Príncipe de Asturias.

Hay mucho de qué preocuparse, pero no es precisamente de eso. Lo inquietante en este caso es que aún cuando el Gobierno cubano simula una actitud de cooperación y transparencia en cuanto al enfrentamiento del virus; parece tener un objetivo público y otro discrecional. Es real, envía médicos; pero también hermetiza y oculta información.

Hace poco más de un mes, después de una reunión de emergencia en el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, el MINSAP (Ministerio de Salud Pública) recibió la orden de manejar con absoluta confidencialidad todo lo relativo al ébola y a los médicos colaboradores cubanos en África, además de dosificar a la prensa, incluyendo a organismos nacionales e internacionales, cualquier información referente. Sólo tiene luz verde la autorizada por el vicepresidente cubano José Ramón Machado Ventura, quien además es el segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Paralelo a ello, y lo podemos constatar en la página web del MINREX, varias delegaciones cubanas han tenido muy frecuentes reuniones con líderes y representantes de países africanos, sobre todo de naciones fronterizas con Liberia, Sierra Leona y Guinea.

Pudiera parecer normal, estamos frente a una emergencia; lo extraño, o cuando menos preocupante, es que a tan reiteradas reuniones, además de políticos y doctores, el Gobierno cubano envía directivos de la Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos S.A., y de la Empresa Comercializadora y Distribuidora de Medicamentos (EMCOMED). Súper claro, el secreto cubano responde a una estrategia comercial y a ese estilo tan miserable de ver la vida con deshonra: Enganchar con médicos baratos, y rematar con medicinas caras.

Para ellos, la salud es como la dignidad, no tiene precio pero siempre hay que pagar por ella.

Cuba: el acceso a Wifi o cuando el ingenio es penalizado

•noviembre 12, 2014 • 2 comentarios

Antena

Resulta una paradoja que el próximo viernes 14 de noviembre, aniversario 151 de la muerte del cantor de la inocencia y la virtud, el poeta matancero José Jacinto Milanés; en el Tribunal Popular de Cárdenas, justo en la provincia de Matanzas, ese mismo día estarán a la espera de sentencia los ciudadanos cubanos Rolando Cruz (de 46 años) y Liván Hernández (35), acusados de “uso ilegal del espacio radioeléctrico” y “actividad económica ilícita“.

De cinco detenidos sólo dos fueron acusados. Tanto Hernández como Cruz, en lugar de sanción, merecen reconocimiento por las habilidades demostradas y ayuda para desarrollarlas en pos del futuro.

La frecuencia de esta red que, según el montaje propagandístico del periódico Girón, logró unir computadoras, consolas de videojuegos y smartphones, en algo más de 26 kilómetros; nunca interfirió la frecuencia de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A (ETECSA). De modo que, no constituye uso ilegal del espacio radioeléctrico cubano.

El tribunal, como de costumbre, fue forzado y olvidó que la ley número 62, del Código Penal cubano, vigente desde abril de 1988, además de ser obsoleto, no tiene conceptualizado absolutamente nada en cuanto al uso de conexión Wifi y sin una ley que sancione, no se puede sancionar. O mejor: Nullum crimen, nulla poena sine praevia lege.

Rolando y Liván violaron una resolución firmada por el comandante de la Revolución Ramiro Valdés cuando ocupaba el cargo de Ministro de Informática y Comunicaciones; pero al ser una disposición de una institución específica, se podría hablar de contravención, no de delito.

Después de cinco meses presos, bajo la aterradora presión de un proceso de instrucción, los acusados aceptaron que los usuarios de esa red podían acceder a Internet; pero durante el juicio, el instructor llamó a testificar a 5 personas de Cárdenas y estos dijeron que con dicho enganche sólo podían jugar, ver películas y hablar entre ellos.

Con las facturas de los servidores en mano, se probó que fueron comprados en Canadá y entrados legalmente a Cuba. También quedó demostrado que los acusados no cobraban ni un centavo y que los usuarios solo habían hecho dos aportes monetarios, uno de 6 cuc y otro de 10, para mejorar la telaraña y no como forma de pago por el uso.

La fiscal, pésima versión femenina, neurótica y algo gritona del famoso doctor House, echando mano al delirante recurso de “actividad económica ilícita”, le recordó al tribunal las orientaciones que existen en la Fiscalía General para que hechos de esta naturaleza sean objeto de castigos severos por el “peligro ideológico” que representan para la Revolución.

El abogado defensor, de nombre Nestor González, estuvo espectacular. La defensa fue valiente, convincente y articulada; pero poco efectiva. Los inculpados estaban sentenciados mucho antes de la vista oral. Lo de siempre, la idea es ejemplarizar; un electroshock como recordatario y demostrar que en esta etapa militar corporativa el gerente general no quiere fuga de dinero, además de ratificar que el gobierno revolucionario no cederá espacio.

Entonces, teniendo presente que en este caso no hay delito sino un país que carece de una estructura legal capaz de funcionar independiente a las órdenes del Gobierno, esperamos la sentencia.

Cuba: lucha contra el ébola como nuevo escenario de guerra

•octubre 27, 2014 • 3 comentarios

Cumbre ALBATCP

Toda historia interesante tiene partes nítidas, oscuras, acciones épicas y un protagonista que inspire. El resto consiste en trenzar razones y emociones a manera de origami.

De sobra lo sabe el gobierno de Cuba que, poniendo en práctica su habitual malabarismo para ubicarse oportunamente en el centro de todos los flashes, envía médicos cubanos a combatir la epidemia de Ébola en África Occidental, y aprovechándose de ello, alimenta la falsa imagen del desinterés sobre este nuevo escenario de guerra donde todo está ensayado, hasta el sacrificio humano.

Pudimos ver que durante la recién concluida Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), el momento de la emoción fue el encuentro entre los Jefes de Estado, jefes de delegaciones y personalidades invitadas, con los colaboradores cubanos de las brigadas médicas que esa misma noche, 21 de octubre, partieron hacia Liberia y Guinea Conakry.

Ave, Caesar, morituri te salutant. Saben que los contagiados no pueden regresar al país hasta curarse o morir. Dura, pero sabia decisión porque la isla no está preparada para recibir enfermos sin activar la habitual cadena de errores que como todos ya sabemos, e incluso hemos padecido, facilitaron la proliferación epidémica de conjuntivitis, cólera, chikungunya, dengue y una larga lista de etcéteras contagiosos.

La foto de la Cumbre quedó bonita; pero no aportó mucho. Una declaración con 23 puntos de acuerdo; y poco dinero. Politiquería barata; la enfermedad continúa imparable. Según datos ofrecidos por el señor Bruce Aylward, director general adjunto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la situación es alarmante, se han confirmado casos de infectados en siete países y se estima que para principios del próximo mes de diciembre, si las cosas continúan como van, el número de contagiados con ébola podría alcanzar de 5.000 a 10.000 casos semanales.

Está claro, el gobierno cubano persigue mucho más que auxiliar y combatir el virus mortal; con esta nueva cruzada, además de estar enfrentando una situación de emergencia, recibir chorro de dólares para gastar de manera excesiva sin necesidad de justificar, desarrolla una estrategia para influenciar a su favor el voto de Naciones Unidas en cuanto a Derechos Humanos y Embargo Americano. Punto clave.

Convincente, claro está, no existe veneración mayor a la condición humana que la acción de salvar vidas; mucho más cuando en dicho encantador empeño se pone en riesgo la propia.

Lo podemos criticar o ver desde el computador, cómo el general Raúl Castro y sus compinches van ganando espacio en la Realpolitik (la de los intereses prácticos y las acciones concretas). Lo otra opción sería igualarlo, o mejor dicho, superarlo. Silenciar con acciones reales la garrulería humanitaria de la revolución cubana, de sus desventurados amigos del ALBA y sus primos del TCP. Pero para ello, tendríamos que estar dispuestos no solamente a socorrer a los necesitados, también a definir quiénes somos y lo que podemos hacer los exiliados cubanos. Actuar de conjunto con organizaciones internacionales que trabajan en el centro de la crisis, comprar materiales médico-sanitario, uniformes de protección, camillas, guantes, desinfectantes, e instrumentales para los centros de tratamiento a enfermos. No es difícil.

Claro que podemos continuar creyendo que hacemos patria en Internet, o podemos arrebatarle al Gobierno revolucionario el protagonismo en esta historia; pero eso, parafraseando el título de aquel bolero, lo decides tú.

Gobierno cubano: dos estrategias

•octubre 14, 2014 • 3 comentarios

Chinito

El hombre se parece a sí mismo. Por eso, no congenio con el odio. Es cierto, nací y me crié rodeado de hombres que adoran el discursear y  creídos dueños de la absoluta verdad, tanto que la impusieron a la fuerza con total impunidad.

Quizás por ello hace unos días me sorprendí pensando que separarme de ese grupo gobernante al que me ataba una conexión genética, más que todo, se debía a un extraño defecto o capacidad que tengo para aceptar críticas y disfrutar de esos insultos que para algunos son ataques, y para mí, simpático primitivismo.

Aprendí. Como también aprendí a mirar a Cuba sin pasión, y ver que el gobierno cubano se hace cada día más fuerte apoyándose en la división y para eso se vale de dos principales estrategias: una – la que compete únicamente a Cuba y a los cubanos – y otra de puertas afuera, dirigida a la opinión y la solidaridad planetaria transformando nuestro pequeño país en sostenidos titulares de revistas y noticiarios.

Internamente divide la sociedad, violenta la convivencia y alimenta la ineficaz cultura de la confrontación entre grupos generacionales, entre revolucionarios y contrarrevolucionarios, deseosos de protagonismo, pero fundamentalmente entre ricos y pobres porque – como ya sabemos – el socialismo ama tanto a los pobres que los multiplica para hacerlos sobrevalorar una limosna.

De cara al mundo es otra cosa, se evidencia en estos días. El gobierno aprovechó la insuficiente respuesta de la comunidad internacional ante la crisis desatada por la propagación del virus ébola, y ejecutando una maniobra que además de humanitaria es atractiva y magistral, se convirtió en uno de los principales impulsores de ayuda a Africa Occidental enviando 165 sanitarios cubanos y preparando, siempre públicamente porque sin aplausos no hay victoria, la partida de otro grupo con 296 médicos y enfermeros.

El ébola se descontroló de forma tan vertiginosa que hizo colapsar los sistemas sanitarios de Liberia, Guinea y Sierra Leona; entonces Cuba, la mayor de las Antillas, el país “bloqueado”, entrega con falso altruismo recursos económico y humanos a la noble labor de salvar vidas.

Imposible no alabar; ante hechos tan colosales qué le importa a Ban Ki-mun o a cualquier otro miembro importante de organismos internacionales, que en Palmarito de Cauto pateen a otro “delincuente”. Entiendan la ironía, lo correcto es decir disidente.

No soy rojo, soy realista, que aunque comienza con R no es lo mismo ni se escribe igual. Lo aclaro porque también veo que los opositores cubanos  continuan ganando adeptos, sobre todo en espacios virtuales, pero aún no consiguen capitalizar el descontento de millones de personas, de población real que decepcionada del sistema, no quiere ser representada por nadie que se victimiza. Olvidan que la sociedad cubana tiene saturación de escuchar historias de sacrificio y levantar pedestales.

La realidad parece caminar en sentido contrario al deseado por muchos. Los cubanos quieren sonreír y llegar a fin de mes sin aprietos. Por eso miran con respeto e incluso con un pelín de sana envidia a los nuevos empresarios (no me gusta eso de cuentapropistas) y a los artistas que se imponen abriendo puertas. Para ellos, estos son los verdaderos símbolos de la individualidad, la verdadera vanguardia y los mas efectivos creadores de la inspiración popular porque hoy hasta la soberanía es un concepto personal.

“Más vale curda que perfumado”, fragancias revolucionarias

•octubre 7, 2014 • 4 comentarios

Perfumitos

De considerables proporciones fue la pataleta que armó el Consejo de Ministros de la República de Cuba, cuando en el reciente congreso LABIOFAM 2014 se incluyó la presentación de dos nuevos perfumes que, según los funcionarios de esa empresa, llevarían los nombres de “Ernesto” y “Hugo” en un pretendido “homenaje” a Ernesto Guevara y Hugo Chávez.

Al principio pensé que se trataba de una lógica reacción, porque aunque sus creadores dijeron que el aroma Ernesto era amaderado y dulce, y Hugo con toques de frutos tropicales; algunos expertos “narices” aseguran que ambas esencias hieden a baño público de carnaval.

Luego, el comunicado oficial emitido y reproducido por el diario Granma dejó más dudas que respuestas y es menos creíble que el título de ingeniero en refrigeración de Alejandro Castro Espín. El órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, después de años usando sin el debido consentimiento el nombre de cualquiera para bautizar parques, posadas, escuelas, fábricas y hasta cantatas, asegura que “iniciativas de esa naturaleza no serán aceptadas jamás por nuestro pueblo ni por el gobierno revolucionario”.

La senectud de los dirigentes cubanos es manifiesta. Olvidaron que a Celia Sánchez Manduley, calificada por ellos como “la flor más querida”, el 27 de julio de 1983 la convirtieron en una inservible textilera; que a un contingente ineficaz lo nombraron Blas Roca Calderío; y a la improductiva constructora ALMEST la crearon uniendo los apellidos de Juan Almeida y Armando Mestre.

Colonias

Es oportuno recordar que en 1994, el mismo año en que Fidel Castro aceptó posar para la revista Cigar Aficionado oliendo un tabaco Cohiba Lancero, LABIOFAM comercializó tres mezclas hidroalcohólicas con fragancias llegadas de Francia; las colonias Alejandro, Celia y Havana que, como anunció entonces la prensa, “los dos primeros son productos con nombres alegóricos a personalidades de la Revolución”.

José Antonio Fraga Castro, sobrino de Fidel y Raúl y director de LABIOFAM, quizo repetir la hazaña de jugar a ser David y pavimentar su lealtad con el asfalto de esta maloliente hipocresía, pero no supo lanzar la honda y se hizo tremendo chichón en la cabeza. Olvidó que aunque la icónica imagen del Che, que en su momento fue lanzada y encumbrada por los tíos Castro, tiene su propio copyright; Fidel Castro es el proyecto, el pedestal, y el único modelo oficial para promocionar la marca Cuba. Así lo decretó Raúl.

Ron FifoEn el año 2002, el villorio Birán, una pequeña localidad dentro del municipio Cueto, a 72 kilómetros de la ciudad de Holguín y a unos 30 de Marcané, fue declarado Museo al aire libre y en los primeros meses del 2011 coronado por resolución gubernamental Monumento Nacional y visita obligada de turistas trasnochados que aterrizan por la zona buscando una destilería; porque si ustedes no lo saben el jonrón del lucro autorizado por el gobierno revolucionario, que según editorial del órgano oficial “no acepta iniciativas de esta naturaleza”, lo dio el ron Comandante Fidel, que exporta la empresa cubana TECNOAZUCAR, envasado y etiquetado con la imagen de Fidel por la firma española ABANESCU S.L, radicada en La Jonquera, Cataluña.

Ron fifonetaComo escribió un viejo profeta urbano autor del Politicaductor, o nuevo traductor del pensaminento político cubano: “Más vale curda que perfumado”.

Radio en mi blog. El fotografo cubano Willy Castellanos llega a 1800 Online

•octubre 2, 2014 • 3 comentarios

http://www.martinoticias.com/audio/76226.html

Fotografo

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 69 seguidores