Los espejuelos negros de Raúl Castro

•abril 22, 2014 • Dejar un comentario

China

Aunque el artículo 2.1 del Código Penal vigente en la República de Cuba dice “Sólo pueden sancionarse los actos expresamente previstos como delitos en la ley”… la doctrina inoculada por más de cinco décadas logró trastocar en nosotros el concepto de Patria, Nación, Estado, País y Revolución; esto sirvió de apoyatura para decretar que quien ejerza el derecho de criticar públicamente la ineficacia del gobierno, se convierte, por asociación conceptual, en un activista antipatriótico que debe ser reprimido.

Luego, al establecer la palabra “Socialismo” en la letra de nuestra Constitución, se excluyó hacia un peligroso margen anticonstitucional, a cualquier ideología o tendencia diferente.

Causa y efecto. Hoy en Cuba, a los presos por razones políticas, se les incomunica y en ocasiones, las más, se les priva del derecho a recursos legales. Tal es el caso de la joven negra cubana Juliet Michelena Díaz, que guarda prisión solo por ejercer la inocua labor del periodismo independiente ciudadano, ese que nos permite observar la realidad y conturba la empañada transparencia de una prensa gubernamental; que aunque haga fuerza con esfuerzo, continuará por algun tiempo siendo rígida, controlada y censurada.

Mintió soberanamente el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, cuando en la clausura del VIII Congreso de la UNEAC, dijo sin ningún reparo, y descaradamente “Soy enemigo absoluto de la unanimidad”. Por favor, a otro perro con ese hueso.

Olvida el señor Presidente que su palabra puede que sea mandante en la Asamblea Nacional, por ser una institución política, pero no debería ser ni en los juzgados ni en los tribunales. Sin embargo, basados en la honorable función de velar y proteger a la ciudadanía, y parapetados tras la desfachatada excusa de mantener la seguridad del pueblo y el orden público; las autoridades cubanas cometen ilegalidades que les permiten procesar, usando inclusive imputaciones falsas, ya no sólo a las personas que desea sancionar, sino también a familiares y amigos.

Los leguleyos cubanos conocen con exactitud, para eso estudiaron, que la culpabilidad de un recluso es personal e instranferible y que bajo ningún motivo debe ser determinada por asociación, familiaridad o herencia. Incluso cuando se trate de una culpabilidad inventada como el particular caso de la Dama de Blanco Sonia Garro y su esposo Ramón Alejandro Muñoz, que llevan más de dos años encerrados en prisión, sin que les importe, y no pasa nada.

Al parecer el General, igual que su hermano Fidel, usa espejuelos oscuros para protegerse del sol, y mantener invisibilidad con los negros.

Debo aclarar que con este escrito no pretendo ser juez, ni impulsar una oportuna u oportunista cruzada política; sólo quiero hacer patente que mientras más nos alejemos del imperio de la ley, estaremos permitiendo que otro “Don Juan de los Palotes” nos continúe distanciando del camino hacia la democracia, el respeto y la posibilidad real de ejercer nuestros plenos derechos.

Me excuso, no mencioné “Libertad” porque hasta eso es relativo; y además estoy convencido que la libertad perderá su valor cuando pierda los obstáculos.

Presentes, ausentes.

•abril 16, 2014 • 1 Comentario

UNEAC

Tremenda cobertura brinda la prensa, porque no le queda de otra, al VIII Congreso de la UNEAC que concluyó con la presencia del General de Ejército Raúl Castro y afirma que durante los diferentes debates se ratificó que la cultura está comprometida con los esfuerzos que hace la Revolución para implementar en todos los sectores del país el “nuevo modelo cubano”.

Y, como “una imagen dice más que mil palabras”, echen un vistazo a las fotos publicadas; muestran el salón principal del Palacio de las Convenciones con una concurrencia unicamente comparable a la de un hotel overbooking durante semana santa; el kit del asunto es la cara de los presentes, reflejan tedio, ausencia y no me importa.

La nota curiosa del Congreso fue que, como quien sale del closet, el General se autodefinió como “enemigo absoluto de la unanimidad”. Ahí les dejo de tarea si habrá entendido lo que dijo, o lo dijo sin pensar?

Cuba: los cambios van, aunque el General no quiera

•abril 14, 2014 • 2 comentarios

raul
Durante más de medio siglo, la Revolución cubana se desarrolló única y exclusivamente inspirada en el arquetipo poderoso y omnipresente Fidel Castro. Imagen que ya no existe ni escondida entre los camerinos del teatro político-económico-social actual. Es por ello que cuando alguien me pregunta si en Cuba existen las condiciones objetivas y subjetivas para fraguar un cambio; siempre comienzo diciendo: Depende de lo que entendamos y queramos asumir por “Cambio”.

Está claro que el tan extendido proceso llamado Revolución cubana, no dio paso a una sociedad más justa ni más próspera ni más incluyente, sino a un extraño e irracional colapso que aún dura. El secuestro de todos los poderes, judicial y ejecutivo, dio al traste con la desprotección del ciudadano, e impuso la desidia y el miedo; como esa singular combinación que existe entre una taza de café con leche y un trozo de pan con mantequilla.

La vieja teoría asiática que habla de los dos elementos se basa en la idea de que todos los fenómenos del universo son el resultado del movimiento y la mutación de varias categorías. Lo bueno y lo malo, lo lindo y lo feo, el ying y el yang.
La presencia del Ministro de Relaciones Exteriores, del jefe del departamento político del Comité Central del Partido Comunista, y la desacertada intervención del Presidente de la República de Cuba, durante el acto de clausura del recién celebrado VIII Congreso de la UNEAC, fue una pésima puesta en marcha de esta vieja teoría, y una desastrosa estrategia para mostrar la autoridad del Gobierno y el Estado, a la vez que se intentó reconquistar a una intelectualidad que como ya todos sabemos figura por obstinación, comprometimiento, inercia o aburrimiento, pero que desde hace tiempo, debido a estas mismas razones, se desmarcó de la Revolución.
El gobierno de la isla, ante la pronta e indetenible desaparición de su líder-guía-sacerdote y ejemplo, consigue entretener hablando de transformación, al tiempo que nos intimida dejando muy claro el lugar de cada cual en su cadena de mando, ojo con esto. Muchas veces hemos visto reprimir a voces disidentes que surgen dentro de la isla, utilizando a pacientes con trastorno mental, como bipolaridad y esquizofrenia, que sin medicación adecuada adoptan comportamientos de extrema violencia. Indignante.

Me pregunto qué hacen los representantes de organismos internacionales, o qué dirán esas sensibles y apasionadas personas que decidieron defender con vehemencia y malhumor el juramento hipocrático al saber que enfermos mentales son usados cual armas letales.

El 14 de abril de 1912, el Titanic, para entonces el barco más seguro del mundo, chocó contra un iceberg y, mientras se hundía, la orquesta tocaba. De todas todas, quiera el General o no; el cambio viene, aunque tengo que admitir que desde el año 2008 el hombre se ha esforzado en confundirnos con un clima imaginario y mitológico de mejoras nacionales y de reformas radicales, por un lado muestra a varios políticos presos, y por el otro nos esconde a presos políticos (aquí, el orden de los factores sí altera el producto).

Según la biblia del marxismo, El Manifiesto Comunista, una transformación de la estructura de clases exige un cambio en el orden social, y una revolución política.

La Habana decidió echar a andar su viejo y oxidado reloj porque se le convirtió en tremenda retranca.

Estudiar medicina y profanar tumbas en Cuba

•abril 10, 2014 • Dejar un comentario

Cementerio
Desde que en 1948, la ONU decidió adoptar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, muchas organizaciones y activistas del mundo enarbolan esa dignificante bandera enfrentando a diario violaciones de libertad, justicia y paz que sufren muchas personas por el simple hecho de su condición humana.

Desgraciadamente en varios rincones de esta selva que llamamos Tierra, los derechos humanos entraron en un período de sombra debido a la infinita desidia de muchos de sus pobladores. La barbarie es como el pan nuestro de cada día, y eso la hace poco más o menos normal.

En mi país, por ejemplo, el tema siempre es objeto de controversia y debate; pero hoy, no haré referencia al derecho de los vivos, hablaré de los que ya no están, de nuestros antepasados, que no son el mono, el ardipithecus ni el australopithecus; sino mi madre y tu abuela.

Cráneos, dientes, tibias, costillas, fémures, mandíbulas, vértebras, pelvis; todo se encuentra a la puerta de los cementerios. La profanación de tumbas pasa de ser un horrible acto vandálico, a un hecho casi cotidiano.
Pero, “porqué la culpa de todo, siempre la carga el totí”; desinformados metafóricos, y sabiondos inventados, en lugar de averiguar, a la hora de juzgar lanzan el rugido acusador hacia muchos practicantes de religiones afrocubanas que conforman nuestro folklore, y forman parte de nuestro patrimonio cultural.

En la santería y brujería hay muy pero que muy aislados ritos que requieren de esqueleto humano; también existen artesanos que compran huesos para construir con ellos objetos que venden a precio de oro; pero el absoluto responsable de esta salvajada a nuestros afectos es como siempre, el Estado.

Hasta la saciedad nos han taladrado el pensamiento, con eso que desde 1959, el desarrollo de la medicina ha sido la prioridad principal del gobierno revolucionario y, en efecto, Cuba es el país del mundo que cuenta con el mayor número de galenos por habitante. En la isla se gradúan anualmente miles de médicos y les cuento, a cada uno de estos estudiantes, sin distinción de raza, color, sexo, idioma o religión (vamos, como lo derechos humanos), se les entrega una bolsa con cráneo y partes de la osamenta humana que de no ser suficientes para estudiar anatomía, entonces cuentan con una carta que presentan en los cementerios cubanos para que, de entre las tumbas sin dueños, exhumar los restos de aquellos que en vida fueron familiares de muertos sin nombres, emigrados y exiliados.

Para tener una leve idea de las tumbas profanadas, tendríamos que comparar el número de bolsas entregadas, con la tasa bruta de mortalidad cubana que, tomando la referencia publicada por Naciones Unidas y enviada por La Habana, fue de 7,6 en el año 2012. Mismo año en que – según la extensa editorial del portal digital Cubadebate – la mayor de las antillas formó más de 11.000 nuevos doctores, 5.315 cubanos y 5.694 procedentes de 59 países. De susto. No soy partidario de las cifras cuando escribo, no obstante la excepción lo merece.

Justo un día como hoy, 7 de Abril, pero de 1985, falleció en La Habana Cuba, uno de los más reconocidos artistas de la plástica cubana, René Portocarrero. Sus restos…no quiero ni pensar donde puedan estar.

Cuba: de genética, élites e hijos emigrados

•abril 1, 2014 • 1 Comentario

morroHace sólo unos meses, alguien que no quiere ser mencionada porque es familia cercana de un alto dirigente cubano, me llamó y me contó que acababa de vivir su primera y muy infeliz experiencia americana. Su voz sonaba entrecortada, con las típicas inspiraciones irregulares que suelen acompañar al llanto.

Bilingue, universitaria, hermosa, bien preparada y mucho mejor educada, aplicó para un trabajo y encontró como respuesta: Tu apellido aquí es veto, nosotros no queremos problemas. Le dije “no te preocupes, siempre que alguien nos destruye un sueño, la vida se las arregla para ayudarnos a construir otro muchísimo mejor”.

Creo que así logre calmarla; pero hoy necesito catarsis luego de ver el revolú que generó en la prensa local, la llegada a Miami del joven habanero llamado Josué Colomé Vázquez, hijo del vicepresidente cubano y ministro del Interior, General Abelardo Colomé Ibarra.

Es cierto que al no existir prensa rosa en la isla, la vida de ciertas personas que integran esa nublada alta sociedad, genera una curiosidad que roza con la morbosidad y da vida a cazadores que con ejercicio mandibular buscan llamar nuestra atención disparando con saña, hacia esa llamada élite que por genética no programada nacieron con determinados privilegios.

Huelga decir que, salvo excepciones, este tan atractivo grupo demográfico que encierra a muchos familiares de dirigentes de la revolución cubana, no decide emigrar por sentirse perseguido ni por razones políticas; lo hace por moda, excentricidad, o por estudiar y un día regresar a casa con el honorífico equipaje de una residencia americana y algún título ultra rimbombante. También para mejorar su economía personal y/o buscar plazas más estables que La Habana donde revertir el síndrome de la apatía generalizada que produce el no saber hacia donde vamos….En fin, son disímiles las razones por las que llegan, noventa millas más al norte, esta pléyade que muchos llaman “hijitos de papá”.

¿Son simples oportunistas? Dios me ampare de enjuiciar, aunque concuerdo que se están aprovechando de la Ley Pública 89-732, “The Cuban Adjustment Act” o “Ley de Ajuste Cubano”, que brinda refugio y oportunidad a los cubanos en este país, los Estados Unidos. Misma ley y oportunidad, de la que se valen tantísimos emigrados cubanos (el término exiliado me suena un tanto más cruel) que al llegar aquí usan el manido argumento de ser perseguidos políticos sabiendo muy bien que cuando vivían en la isla jamás le tiraron hollejos a un chino, mucho menos con grados de general.

No queda bien encartar tanto. Quien esté libre de pecados que venga y me pida unos cuantos. ¿Será necesario aclarar que, aunque a muchos les parezca un acto de sumo patriotismo; robarse un avión, una lancha, o asaltar una bodega para hurtar libras de pan, sin tener hambre ni necesidad, no son cuestiones políticas sino delitos comunes?

Mire usted, el 31 marzo de 1589 comenzaron a realizarse las obras de fortificación de La Habana, que estuvieron dirigidas por el ingeniero, arquitecto militar y constructor italiano Bautista Antonelli, y por el maestre de campo Juan de Tejeda quien fuera gobernador de Cuba desde 1589 a 1593. Excelente efemérides para pensar en construir un país mejor, donde juzgar sea un acto de ley, que paguen los culpables por sus actos delictivos, no por ser hijos ni nietos. Reconsiderarlo es buen augurio.

Chismografías del ciberespacio.

•marzo 27, 2014 • 1 Comentario

Josue
Según el blog Cuba al Descubierto, que edita el señor Luis Dominguez y se especializa en curiosidades cubanas, acaba de llegar a Miami tras cruzar la frontera mexicana y pedir refugio a las autoridades estadounidenses, un joven habanero llamado Josué Colomé Vázquez y la pregunta que muchos se hacen es qué tiene de especial un cubano que cruza la frontera y pide asilo en USA.
Bueno, lo primero es que aunque entrar en Estados Unidos por esa vía sea una práctica común, se considera ilegal; lo segundo, y más atractivo, es que el tan rimbombante Josué es hijo del vicepresidente cubano y ministro del Interior General Abelardo Colome Ibarra. Nada, que de seguir como vamos, exiliado y emigrados regresarán a La Habana; y los hijos de pincho, aumentarán en la Yuma.

Radio en mi blog. Lucrecia en 1800 Online

•marzo 25, 2014 • Dejar un comentario

Lucrecia

Radio en mi blog. Lucrecia en 1800 Online

La versátil cantante cubana Lucrecia, invitada especial en el homenaje que el Teatro Apolo de NY ofrece a la Reina de la Salsa, Celia Cruz, visita 1800 Online y nos habla…..En fin, para escuchar el programa, de un click sobre este link:
http://www.martinoticias.com/audio/audio/32771.html

 

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 61 seguidores